Archivo mensual: diciembre 2013

25 de Diciembre – Natividad del Señor (Misa del día)

DIOS HA REVELADO SU JUSTICIA

Introducción

Desde sus comienzos, la historia de la humanidad -nos dice la Biblia- ha sido un sucederse de pecados. Ya en el capítulo sexto del libro del Génesis el autor sagrado con un audaz antropomorfismo, afirma: “Al ver el Señor que en la tierra crecía la maldad del hombre y que toda su actitud era siempre perversa, se arrepintió de haber creado al hombre en la tierra, y le pesó de corazón” (Gn 6,5-6).

En la plenitud de los tiempos, Dios ha intervenido para hacer justicia o, como dice el Salmo responsorial propuesto hoy por la liturgia, para revelar a los ojos de los pueblos su justicia.

Nosotros conocemos una sola justicia, la retributiva administrada por los jueces en los tribunales, donde se imponen castigos proporcionados a las culpas cometidas. No es ésta la justicia de Dios. “Yo soy Dios y no hombre” (Os 11,9). Al pecado no responde con recriminaciones y venganza, sino dando la mayor prueba de su amor, donando su Hijo al mundo. Una cierta teología del pasado ha aplicado desacertadamente a Dios nuestra justicia, presentándolo como un Dios justiciero. Nació así un cristianismo generador de miedo y no el que anuncia el Reino que es “justicia, paz y gozo” (Rom 14,17).

En Navidad Dios manifiesta la inmensidad de su amor incondicional. Ésta es su justicia. Todos los pueblos son invitados a contemplar maravillados y a dejarse liberar del miedo, porque “en el amor no cabe el temor, antes bien, el amor desaloja el temor. Porque el temor se refiere al castigo, y quien teme no ha alcanzado un amor perfecto” (1 Jn 14,18).

 Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“¡Cuán diferente es tu justicia, Señor, de la nuestra!”

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo ABC | Deja un comentario

Fiesta de la Sagrada Familia (Diciembre 29, 2013)

UNA FAMILIA QUE CREE
EN LOS SUEÑOS DE DIOS

Introducción

“Caza sombras o persigue vientos el que se fía de sus sueños…magia, adivinación y sueños son una falsedad” (Eclo 34,2.5). Los sueños de los hombres pueden ser también aterradores. Tendido en su lecho, Nabucodonosor es víctima de imágenes y visiones nocturnas y,  para tener una interpretación, debe recurrir al profeta Daniel.

Los sueños de Dios son diferentes. Mateo, el único entre los evangelistas, que introduce los sueños en los relatos de la infancia de Jesús: José recibe en sueños el anuncio del ángel (Mt 1,20), los magos son avisados en sueños de no regresar a Herodes (Mt 2,12), José es advertido tres veces en sueños (Mt 2,13.19.22).

Estos sueños están constituidos solamente de palabras, palabras del Señor que piden ser escuchadas. Son un artificio literario, un modo de presentar la revelación de la voluntad de Dios a los dos esposos quienes, por su parte, muestran su completa disponibilidad a seguirla, prontamente y sin oponer resistencia.

Los problemas que la sagrada familia ha tenido que afrontar no han sido ni pocos ni simples. A diferencia de lo que a menudo sucede en nuestras familias y en nuestras comunidades donde los momentos de crisis, las dificultades y desventuras son a veces motivo de alejamiento y disgregación, en la sagrada familia de María y José los obstáculos se convierten en un estímulo al diálogo, a la unión en el servicio al débil y al necesitado, a mantener la mente y el corazón vueltos a Dios. Los dos esposos se mueven siempre juntos, han permanecido en sintonía y han sido unánimes en las decisiones.

El secreto de su unión: han renunciado a sus sueños y han hecho propio el sueño de Dios.

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“En la escucha de tu Palabra, Señor,

nosotros descubrimos tu sueño sobre nuestras familias”.

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo ABC | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: