XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario – Año B (11 de Octubre 2015)

Deja los bienes y obtendrás el Bien

 

Introducción

 

Elegido como árbitro de la competición musical entre la flauta de Pan y la lira de Apolo, el rey Midas había atribuido la victoria a la primera. Sólo un tonto, uno con la sensibilidad musical de un asno podría dar un juicio tan desquiciado. Le crecieron orejas de burro y se convirtió en símbolo del hombre descerebrado. Un día, Dionisio, agradecido por un favor recibido, le permitió expresar un deseo, prometiéndole cumplirlo. Midas, sin reflexionar y guiado por su necedad proverbial, pidió que todo lo que tocara se convirtiera en oro, y así sucedió pero desde entonces, ya no pudo comer ni beber.

 

De estos mitos solamente se ríe quien no se da cuenta que reflejan nuestra realidad y denuncian nuestras decisiones insensatas.

 

Somos nosotros quienes, entre el sonido de la lira de Apolo, símbolo de la armonía, el equilibrio de las pasiones, la moderación, y la melodía de la flauta, un instrumento de seducción y de estímulo para los excesos, preferimos esta última.

 

El frenesí insaciable de oro, la codicia de los bienes, la idolatría del dinero son fuentes de preocupación, ansiedad y afán; ahogan y hacen la vida imposible pero, aun así, siguen siendo considerados por muchos como objetivos por los que vale la pena vivir. Todo lo que se toca –la profesión, la investigación científica, las amistades, la familia y, a veces, hasta la misma religión es apreciado… si produce oro. Ésta es la locura.

 

“El hombre de orejas de burro” era considerado por los sabios de la antigüedad como un “loco” y así ha sido juzgado por Jesús quienes hacen de la acumulación de bienes el sentido de su existencia (cf. Lc 12,20).

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Yo no quiero jugarme la vida por los bienes, sino por el Bien”.

 

_________________________

1° Lectura | 2° Lectura | Evangelio

 

Primera Lectura: Sabiduría 7,7-11

 

7,7: Supliqué y se me concedió la prudencia, invoqué y vino a mí el espíritu de Sabiduría. 7,8: La preferí a cetros y tronos, y en comparación con ella tuve en nada la riqueza; 7,9: no la equiparé a la piedra más preciosa, porque todo el oro a su lado es un poco de arena, y, junto a ella, la plata vale lo que el barro; 7,10: la quise más que a la salud y la belleza y me propuse tenerla por luz, porque su resplandor no tiene ocaso. 7,11: Con ella me vinieron todos los bienes juntos, en sus manos había riquezas incontables. – Palabra de Dios

 

 

La inteligencia, la capacidad de descubrir los misterios de la ciencia y la tecnología, la riqueza, la salud, la belleza, el poder, pueden ser heredados de los propios padres. La sabiduría no. La sabiduría que nos lleva a tomar decisiones sensatas y nos abre la puerta a la plenitud de la vida, no procede de los hombres, sino del cielo, es un regalo de Dios.

 

Salomón nos dice sobre su origen: “También yo soy un hombre mortal, igual que todos, modelado en arcilla, en el vientre materno fue esculpida mi carne… gracias al semen de mi padre y del placer que acompaña al sueño. Al nacer, también yo respiré el aire común… estrené mi voz llorando, igual que todos” (Sab 7,1-3).

 

Ya de pequeño era un niño extraordinario, poseedor de dotes excepcionales, pero le faltaba la cualidad más importante, que ningún hombre puede dar, la sabiduría. La lectura de hoy explica cómo la obtuvo: “Supliqué y se me concedió” (v. 7).

 

La cita bíblica hace referencia al famoso sueño de Gabaón en la montaña donde el Señor se apareció a Salomón en un sueño durante la noche, y le dijo: “Pide lo que quieras que te lo daré”. Salomón respondió: “Yo soy un muchacho que no sé valerme… enséñame a escuchar para que sepa gobernar a tu pueblo” (1 R 3,4-15).

 

La educación, la cultura, la erudición son proporcionadas por profesores y tutores, la capacidad de discernir lo bueno de lo malo se puede obtener sólo a través de la oración, del encuentro con Dios en la montaña donde Él se revela. Si se permanece en la llanura, si no se eleva el corazón a Dios para escuchar su palabra, queda uno a merced de los pensamientos de los hombres, carentes de prudencia (v. 7).

 

En la segunda parte de la lectura (vv. 8-10) Salomón hace el elogio de la sabiduría divina que le fue concedida por el cielo y, comparándola con las criaturas más fascinantes, concluye: todo lo que los hombres aprecian, piedras preciosas, oro, plata, es nada en su comparación (v. 8), son un puñado de arena, fango (v. 9); la salud, la belleza física (cantada por todo un libro de la Biblia, el Cantar de los Cantares), la posesión de reinos, cetros y tronos no tienen ni punto de comparación con la sabiduría (vv. 9-10). Ni siquiera la luz, la más espléndida de las criaturas, se puede comparar con ella, porque la sabiduría “es más bella que el sol, y que todas las constelaciones, comparada a la luz del día, sale ganando” (Sab 7,29).

 

¿Es verdad que para conseguir la sabiduría debe uno renunciar a todo lo que es hermoso en la creación?

 

El autor del libro de la Sabiduría no muestra desprecio alguno por los bienes temporales, es más, está convencido de que son muy buenos y por esta razón los compara con la sabiduría. Todo lo que Dios ha creado es bueno y hermoso, pero es para conseguir estos bienes que es necesaria la sabiduría.

 

En la última parte de la lectura (v. 11) Salomón reconoce que, justamente por haber elegido la sabiduría, el Señor le ha dado todos los otros dones.

 

La sabiduría es una esposa encantadora. Quién se une a ella por amor, no vuelve los ojos a otras sabidurías, por más seductoras que sean; quien la introduce en su casa, hará un descubrimiento sorprendente: como dote traerá consigo todo bien.

 

El que se hace sabio, el que aprende a dar a las criaturas su justo valor y toma decisiones de acuerdo con el plan de Dios, no pierde nada, lo gana todo: obtiene la verdadera alegría.

 

_________________________

Segunda Lectura: Carta a los hebreos 4,12-13

 

4,12: La Palabra de Dios es viva y eficaz y más cortante que espada de dos filos; penetra hasta la separación de alma y espíritu, articulaciones y médula, y discierne sentimientos y pensamientos del corazón. 4,13: No hay criatura oculta a su vista, todo está desnudo y expuesto a sus ojos. A ella rendiremos cuentas. – Palabra de Dios

 

 

Las conversaciones vacías no producen nada, no transforman el corazón humano. La palabra de Dios es completamente diferente, y el autor de la lectura de hoy enumera sus características.

 

Es viva y eficaz. Una vez salida de la boca del Señor siempre produce algún efecto, ya que posee en sí la vida y el poder de Dios. El profeta Isaías la compara con la lluvia que no cae nunca inútilmente, no regresa al cielo sin haber fecundado la tierra (cf. Is 55,10-11).

 

Si nuestras comunidades permanecen siempre lo mismo, si la vida de nuestras familias no mejora, esto se debe a que la palabra anunciada por los predicadores, catequistas y padres no es ni viva ni eficaz, no es la palabra de Dios, sino sólo la sabiduría de los hombres.

 

También es aguda y penetrante, más que una espada afilada; es dura e inflexible, no se deja doblegar por vientos de nuevas doctrinas y penetra inexorable hasta lo más íntimo de quien la escucha. No es una pluma que acaricia, ni una muleta donde apoyarse para ir tirando incluso en situaciones de parálisis espiritual.

 

Finalmente es juez de toda acción. La palabra que deja tranquilos y calma, que no molesta, que le permite convivir con malos hábitos, manías, animosidad, resentimientos, no es palabra de Dios.


_________________________

Evangelio: Marcos 10,17-30

 

10,17: En aquel tiempo, cuando Jesús se puso en camino, llegó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó: Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar vida eterna? 10,18: Jesús le respondió: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno fuera de Dios. 10,19: Conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no jurarás en falso, no defraudarás, honra a tu padre y a tu madre. 10,20: Él le contestó: Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud. 10,21: Jesús lo miró con cariño y le dijo: Una cosa te falta: ve, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después sígueme. 10,22: Ante estas palabras, se llenó de pena y se marchó triste; porque era muy rico. 10,23: Jesús mirando alrededor dijo a sus discípulos: Difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas. 10,24: Los discípulos se asombraron de lo que decía. Pero Jesús insistió: ¡Qué difícil es entrar en el reino de Dios! 10,25: Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el reino de Dios. 10,26: Ellos llenos de asombro y temor se decían: Entonces, ¿quién puede salvarse? 10,27: Jesús los quedó mirando y les dijo: Para los hombres es imposible, pero no para Dios; porque para Dios todo es posible. 10,28: Pedro entonces le dijo: Mira, nosotros hemos dejado todo y te hemos seguido. 10,29: Jesús le contestó: Les aseguro que todo el que deje casa o hermanos o hermanas o madre o padre o hijos o campos por mí y por la Buena Noticia 10,30: ha de recibir en esta vida cien veces más en casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y campos, en medio de las persecuciones, y en el mundo futuro la vida eterna. Palabra del Señor

 

 

Marcos ha colocado las condiciones más exigentes de la moral cristiana en la sección central de su Evangelio, no antes, porque sólo pueden ser entendidas por quien ha tomado la decisión de seguir a Cristo con el don de la vida. El domingo pasado Jesús ha hablado de la indisolubilidad del matrimonio, ahora pone a los discípulos frente a la necesidad de renunciar a todos los bienes para poder seguirle.

 

En la primera parte de la lectura (vv. 17-22) entra en escena un joven rico que cae de rodillas ante Jesús y le pregunta: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?” (v. 17). El comportamiento de este hombre es verdaderamente único, parece un enfermo que se acerca a Jesús para implorar la gracia de la curación.

 

Por la lectura nos enteramos de que es una persona justa y que es consciente de haber llevado una vida intachable. Sin embargo, siente una preocupación profunda, una pena íntima e indefinida que le hace sufrir como si fuera una enfermedad espiritual. Busca a Jesús porque ha intuido que sólo de un maestro excepcional como él le puede venir la palabra que comunica serenidad y esperanza.

 

También está preparado desde el punto de vista teológico: no habla de “ganar, merecer, tener derecho a”, sino de heredar la vida eterna. La herencia no se gana, no se recibe como premio, como el salario por un trabajo, sino que es dada gratuitamente. Como todo israelita piadoso, es consciente de que todo lo que se recibe de Dios es en “heredad”: la tierra (cf. Sal 135,12), la ley (cf. Sal 119,111), las bendiciones, las promesas (cf. Heb 6,12), el reino de Dios (cf. Mt 25,34), el Señor mismo, la heredad de Israel (cf. Sal 16,5). Nada se da como recompensa por las buenas acciones. Todo es regalo.

 

A pesar de entender que la vida eterna es una heredad, le pregunta a Jesús qué le falta aún por hacer. Se da cuenta de que no sólo debe esperar, sino que debe estar dispuesto porque el Señor no obliga a nadie a aceptar su regalo.

 

Como solían hacer los rabinos, Jesús responde con otra pregunta que puede parafrasearse así: Ya tienes un maestro excepcional: Dios, te da instrucciones a través de las Escrituras. ¿Qué más quieres? ¿Acaso no está escrito: “Todos serán enseñados por Dios” (Jn 6,45)? Entonces, para ayudarlo en su búsqueda, le recuerda los preceptos que el Señor ha revelado a su pueblo y que constituyen la condición mínima para el acceso a la vida. Cita el Decálogo, pero de forma incompleta, omite los tres primeros mandamientos, los relativos a Dios. Para él es suficiente el cumplimiento de las obligaciones para con el hombre, de hecho, la única manera de expresar el amor a Dios es compartir su proyecto en favor del hombre, como bien lo ha comprendido el apóstol Juan: “Queridos, si Dios nos ha amado tanto, también nosotros debemos amarnos unos a otros” (1 Jn 4,11).

 

La observancia de los mandamientos no representa, sin embargo, ningún mérito, sino que es motivo de gratitud al Señor, el único maestro bueno que ha dado a su pueblo la ley de la vida. Reflexionaba el salmista: “Bienaventurado el hombre que teme al Señor, el que se deleita en sus mandamientos” (Sal 112,1) y, con agudeza, los rabinos comentaban: la alegría está “en sus mandamientos”, no en la recompensa que se espera recibir. El bien hecho es su propia recompensa, como el mal castiga a aquellos que lo cometen.

 

La respuesta de joven rico es increíble. Declara, convencido, de haber guardado todos los mandamientos desde que tenía uso de razón (v. 20). Juan nos asegura que “Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros” (1 Jn 1,8). Algunas dudas sobre la afirmación del joven rico, por tanto, parecen razonables.

 

Con toda probabilidad el joven del evangelio no sería exactamente una persona intachable, también debió haber sucumbido a alguna debilidad, sin embargo, su juicio sereno y tranquilo contiene un mensaje valioso: es una invitación a evaluar con cierto optimismo la propia vida. Ante Dios –nos dice Juan– debemos tranquilizar nuestros corazones “aunque la conciencia nos acuse, Dios es más grande que nuestra conciencia y lo sabe todo” (1 Jn 3,20). La presencia de alguna falta no impide que se considere buena, en su conjunto, una vida al amor. Angustiarse, sentirse rechazados por Dios, autocastigarse porque uno no es perfecto no es un signo de santidad, sino de orgullo. No es lícito llamar bueno a lo que es malo, pero tampoco se puede ser cruel con uno mismo, de lo contrario terminaríamos convirtiéndonos en crueles con los demás.

 

Los rabinos enseñaban que, para ser justos, era suficiente guardar los mandamientos. Jesús, después de haber escuchado la declaración del joven rico, “lo miró con cariño” (v. 21).

 

Marcos se complace en el recuerdo de las miradas de Jesús: de indignación contra los fariseos (cf. Mc 3,5), las dirigidas a sus oyentes (cf. Mc 3,34), la multitud alrededor de él (cf. Mc 5,32), los discípulos (Mc 10,23), al desorden que reina en el templo (cf. Mc 11,11). Mira al hombre rico con afecto, con satisfacción, porque lo ve preparado para dar el salto cualitativo e inmediatamente le propone la exigencia definitiva: “Ve, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después sígueme” (v. 21).

 

Los rabinos hablaban a menudo de las arcas del cielo en las que se conservan los tesoros acumulados por los justos en la tierra. Enseñaban: “Los justos esperan con placer el final y dejan esta vida sin miedo. De hecho, tienen con Dios un tesoro de obras”. Jesús retoma esta imagen para resaltar la inconsistencia de los bienes de este mundo y para mostrar cómo usarlos según Dios. Podríamos parafrasear así su propuesta: “Despójate de todos los bienes que tienes, no los tires a la basura, sino dáselo a aquellos que lo necesiten; permanecerás pobre y Dios será su tesoro”.

 

No se trata de otro mandamiento más, sumado a los del Decálogo, sino de la invitación a dejarse guiar por una lógica totalmente nueva. Pide la renuncia de cualquier uso egoísta no sólo del dinero, sino de todos los bienes recibidos de Dios: inteligencia, salud, belleza, el tiempo a nuestra disposición. No pueden ser discípulos suyo si no desprenden el corazón de lo que poseen. Insensato es el que celosamente se aferra los bienes hasta que llegue, ineludiblemente, el momento de la expropiación.

 

Incluso los filósofos cínicos han predicado el desapego radical de la propiedad. Crates, discípulo de Diógenes, se había deshecho de sus considerables riquezas arrojándolas al mar. Frente a los bienes de este mundo, Jesús asume una actitud completamente diferente. No los desprecia, no invita a destruirlos, sino indica como valorizarlos: dándoselos a los pobres. No pide dar algo en caridad, sino renunciar a todo.

 

¿Cómo hacer viable esta necesidad?

 

Para obviar esta invitación de Jesús se ha recurrido a una ingeniosa solución, explicando que no se trata de una condición necesaria para ser discípulo, sino de un consejo reservado a algunos héroes. Los cristianos estarían pues repartidos en dos clases: una es la de los “perfectos”, los que hacen voto de pobreza, para adherirse plenamente a lo que Jesús ha mandado; los otros, los “simples cristianos”, pueden seguir poseyendo sus bienes, resignándose a seguir siendo “imperfectos”.

 

Esta solución es un pobre truco para escapar al requerimiento que Jesús dirige, no a un pequeño grupo de “perfectos”, sino para cualquier persona que quiera ser su discípulo.

 

El ideal del cristiano no es la miseria, el hambre, la desnudez, sino el compartir fraterno de los bienes que Dios ha puesto a disposición de todos. El pecado no es hacerse rico, sino enriquecerse en solitario. En el Evangelio de los Nazarenos, un libro apócrifo del siglo II d.C., este episodio está reflejado pero con la adición de algunos detalles curiosos. Tras la petición del Maestro, “el rico empezó a rascarse la cabeza; no quedó contento. El Señor comentó: muchos de tus hermanos, los hijos de Abrahán, se revuelven en la miseria y mueren de hambre, mientras que tu casa está llena de todo bien y no hay nada para ellos”.

 

En Marcos la historia termina amargamente: el joven rico decide quedarse con sus posesiones; no tiene el coraje de fiarse de la propuesta de Jesús, no se siente capaz de correr el riesgo, tiene miedo de perderlo todo y se aleja triste. Se aflige porque no podía separarse de los bienes. No se ha dado cuenta de que el corazón del hombre está hecho para el amor infinito y mientras permanezca esclavo de las cosas no puede sino estar decepcionado y descontento.

 

El grano de trigo, una vez sembrado, brota, crece y produce la planta y la espiga; este proceso no se puede alterar, ya que pertenece a la naturaleza de la semilla. El hombre está hecho a imagen de Dios y en su corazón siente, incontenible, la exigencia de infinito. Aunque reprimido, silenciado, olvidado, este deseo resurge y ninguna criatura es jamás capaz de satisfacerlo.

 

La historia no ha terminado, pero no es difícil de reconstruir lo que sigue.

 

El joven rico no era un novato, movido por el entusiasmo de un momento; había crecido alimentando profundas convicciones religiosas, por lo que no es probable que, después de reunirse con Jesús, se haya abandonado al libertinaje, haya comenzado a transgredir los mandamientos. Seguiría sin duda siendo una persona justa, llevando una vida piadosa impecable… pero no llegó a ser un cristiano, no pudo dar el salto de calidad.

 

La segunda parte de la lectura (vv. 23-27) se refiere a las consideraciones de Jesús sobre el peligro de la riqueza: es el mayor impedimento para quienes quieren ser discípulos del Maestro. La riqueza tiene el poder de seducción de un dios, ya que cada vez que se recurre a ella, responde dando lo que se le pide. Constituye un obstáculo casi insalvable para los que quieren entrar en el reino de los cielos. “Es más fácil –asegura Jesús– que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios”.

 

Algunos han tratado de interpretar esta extraña imagen explicando que no se trata de un camello, sino de una cuerda gruesa (las dos palabras son muy similares en griego), o que el ojo de la aguja aludía a una pequeña puerta en la ciudad de Jerusalén. Es mejor mantener la imagen paradójica utilizada por Jesús que nos habla de una decisión imposible (v. 27). El desprendimiento de todo lo que se posee exige un acto de generosidad que sólo un milagro de Dios puede ayudar a lograrlo.

 

Los discípulos a los que el Maestro se dirige no son ricos, pero se quedan perplejos ante sus palabras. Han comprendido que incluso los pobres deben despojarse de todo, lo que no consiste en dar mucho o poco, sino ofrecer todo lo que somos y tenemos, por muy poco que sea.

 

En la última parte (vv. 28-31) se enumeran las personas y las cosas de las que el discípulo está llamado a desprenderse. Acerca de esta doble lista, colocada la primera en boca de Pedro y la segunda en la de Jesús, nos damos cuenta de que la inesperada presencia de los miembros de la propia familia entre los bienes de los que hay que desprenderse.

 

Es fácil confundir el amor con el apego morboso. Hay un egoísmo personal, pero también hay un egoísmo más sutil, que puede revestirse en la virtud, y es el egoísmo de la familia. Aquellos que piensan sólo en sí mismos, en su esposa y sus hijos siguen siendo egoístas, no son capaces de mirar más allá del umbral de su propia casa. No pueden ser felices porque han atrofiado su corazón, reprimiendo el amor universal para el que fueron creados.

 

Entre las personas a las que uno tiene que renunciar no está incluida su esposa. La razón es que ni Pedro ni los otros apóstoles han renunciado a su matrimonio. Ellos no han roto los lazos con sus familias; esto no hubiera sido justo ni humano. Cuando, por razones apostólicas, han tenido que viajar y cambiar de residencia, siempre han actuado de acuerdo con sus esposas quienes, por lo general, han accedido a acompañarlos (cf. 1 Cor 9,5). El compromiso con el evangelio no se puede colocar en oposición a los deberes para con la familia.

 

Es significativo, por último, que entre las cosas centuplicadas que recibe el discípulo, no aparece el padre. Ya en este mundo el amor generoso será recompensado con el ciento por uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y campos, pero no en “padres”. De hecho, en la comunidad cristiana no deben existir “padres” porque todos son hermanos; el único Padre es el que está en los cielos (cf. Mt 23,9).

 

Anuncios
Categorías: Ciclo B | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario – Año B (11 de Octubre 2015)

  1. Una hermosa y sencilla explicación de la palabra, entendible y precisa, gracias y que Dios siga bendiciendo la inteligencia y el discernimiento.

  2. Gracias porsus enseñanzas
    Nos ayudan a ser cristianos practicos en accion ,sin miedos ni temores.

  3. Dio les Bendiga por sus reflexiones me son muy gratificantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: