4º Domingo de Cuaresma, 6 de Marzo 2016, Año C

¿Pecado? Un infierno del que el amor del padre nos libera

 

Introducción

 

Jesús nos ha revelado que Dios es amigo de publicanos y pecadores (cf. Lc 7,34; Mt 9,12-13). Pero ¿Hasta cuándo lo será? ¿No llegará el día en que cambie de actitud hacia ellos?

 

Algunos responden a esta pregunta afirmando que los pecadores tienen tiempo hasta el final de sus vidas para convertirse, y eso es todo. Cuando llegue el ajuste de cuentas, Dios dejará de ser bueno para convertirse en juez justo.

 

Este cambio de sentimientos por parte de Dios (admitido que esto suceda), no puede menos que dejarnos sorprendidos y desconcertados. Aquí en la tierra, Jesús acepta invitaciones de publicanos y pecadores, frecuenta sus hogares, toma parte en sus celebraciones, come con ellos y, después, en el cielo, les niega un lugar en su banquete y los arroja fuera de su vista. Un comportamiento difícil no sólo de aceptar sino también de comprender.

 

Otros opinan que no será Dios quien lo condene, será el mismo pecador que se castiga a sí mismo. Aparte del hecho de que el pecador ya se ha castigado bastante a sí mismo en la tierra haciendo el mal (cf. Pr 8,36), ¿Cómo se puede admitir que el encuentro con el Señor en vez de iluminar y purificar al pecador, lo vuelva más recalcitrante en la infelicidad que se ha buscado? ¿Quién puede creer que llegará el momento en que Cristo se resigne a perder un amigo? ¿Quién puede ni siquiera imaginar que pueda llegar un momento en que el mal triunfe (¡eternamente!) sobre el amor omnipotente de Dios?

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“El Padre ha confiado todos a Cristo, el Buen Pastor. Nunca se perderán y nadie se los arrebatará de su mano”.

 

_________________________

1° Lectura | 2° Lectura | Evangelio

 

Primera Lectura: Josué 5,9a.10-12

 

El Señor dijo a Josué: 5,10: Los israelitas estuvieron acampados en Guilgal y celebraron la Pascua el catorce del mismo mes, por la tarde, en la llanura de Jericó. 5,11: A partir del día siguiente a la Pascua comieron de los productos del país; el día de Pascua comieron panes sin levadura y grano tostado. 5,12: A partir del día siguiente que comieron de los productos del país, faltó el maná. Los israelitas no volvieron a tener maná; aquel año comieron de los frutos del país de Canaán. – Palabra de Dios

 

 

Antes de salir de Egipto, los israelitas han celebrado la Pascua. Han velado toda la noche, han comido el cordero y, después, en la obscuridad, se han puesto en camino hacia la tierra que Dios había prometido a sus padres. Guiados por Moisés y protegidos por el Señor, han atravesado al mar Rojo y se han adentrado en el desierto donde han permanecido durante cuarenta años.

 

La lectura de hoy narra la conclusión de este largo viaje. Después de tan largo peregrinar, los Israelitas atraviesan el rio Jordán y entran en Galgana, la llanura de Jericó. Son finalmente libres y están a punto de entrar en posesión de una tierra fértil. A cada familia se le asignará un campo que cultivar; vivirán de la agricultura y del pastoreo, no más del maná y de los pobres frutos que ofrece el desierto. Para manifestar su alegría y reconocimiento al Señor, los Israelitas deciden celebrar nuevamente la Pascua, como han hecho sus padres a la salida de Egipto.

 

No cumplen el rito para recordar un pasado lejano, sino para demostrar que han comprendido, que son conscientes de que Dios ha cumplido sus promesas. El Señor  no ha conducido su pueblo al desierto para aniquilarlo, para hacerlo perecer, como sus padres más de una vez sospecharon e insinuaron (cf. Éx 17,3; Nm 14,3), sino que ha cancelado para siempre la “infamia de Egipto”. Muchas veces lo han puesto a prueba, han dudado de su fidelidad, no han obedecido a su palabra (cf. Nm 14,22), pero Él los ha liberado a pesar de todo.

 

Ningún pecado, ninguna infidelidad ha logrado desanimarle, disuadirle, desviarle de su proyecto de salvación.

 

La historia de este pueblo es el símbolo de la peregrinación de la humanidad entera hacia tierra de la libertad definitiva en la que todos sin excepción son esperados (1 Tm 2,4; Tt 2,11).

 

Salidos del desierto, los Israelitas no han tenido ya más necesidad del maná, “pan de ángeles” (Sal 78,25), pan del cielo (Sal 105,40) que a ninguno le fue negado y que ninguno debía considerarlo como su propiedad exclusiva, de lo contrario se marchitaba y enmohecía.

 

Quien se alimenta del pan eucarístico está de camino, no ha llegado todavía a la Tierra Prometida. Pero también este pan cesará cuando se inicie la fiesta y el banquete eternos.

 

_________________________

Segunda Lectura: 2 Corintios 5,17-21

 

Si uno es cristiano, es una criatura nueva. Lo antiguo pasó, ha llegado lo nuevo. 5,18: Y todo es obra de Dios, que nos reconcilió con él por medio de Cristo y nos encomendó el ministerio de la reconciliación. 5,19: Es decir, Dios estaba, por medio de Cristo, reconciliando el mundo consigo, sin tener en cuenta los pecados de los hombres, y confiándonos el mensaje de la reconciliación. 5,20: Somos embajadores de Cristo y es como si Dios hablase por nosotros. Por Cristo les suplicamos: Déjense reconciliar con Dios. 5,21: A aquel que no conoció el pecado, Dios lo trató por nosotros como un pecador, para que nosotros, por su medio, fuéramos inocentes ante Dios. – Palabra de Dios

 

 

La apocalíptica judía –que tuvo su periodo de máximo esplendor justo cuando nacía el cristianismo– preveía que el mundo presente, en medio de terribles convulsiones y catástrofes, llegaría pronto a su fin y de sus cenizas surgiría un mundo nuevo.

 

Escribiendo a los Corintios, Pablo responde a estas expectativas y dice que no hay que esperar cataclismos cósmicos; lo viejo ya pasó. Con la Pascua de Cristo, el nuevo mundo ha ya comenzado y, para participar en él, es suficiente “estar en Cristo” (v. 17). ¿Cómo explicar mejor este milagro realizado por Dios?

 

El Apóstol recurre a la imagen de la reconciliación. El pecado es una ruptura, un estado de enemistad, una divergencia de opiniones e intenciones entre el hombre y Dios. Esta hostilidad se ha superado, ha sido restablecida la armonía, no por el arrepentimiento y la buena voluntad humana, sino por una intervención gratuita de Dios por la que se ha reconciliado en Cristo con el mundo “sin tener en cuenta los pecados de los hombres” (vv. 18-20). Ha destruido los libros de la contabilidad que estaban todos en rojo.

 

¿Quiere esto decir “borrón y cuenta nueva”? La imagen de la deuda legal perdonada podría sugerir esta idea, pero el resto de la carta aclara el pensamiento del Apóstol. Se dirige a los Corintios con una exhortación sincera: “Por Cristo les suplicamos: déjense reconciliar con Dios” (v. 20). Es necesario, por tanto, que la persona acepte la reconciliación que Dios le ofrece. Entre Pablo y la comunidad de Corinto se ha producido una ruptura dolorosa. Unos meses antes, habían ofendido gravemente al Apóstol, llegando hasta expulsarlo. No se trataba de un malentendido de poca monta. Pablo fue rechazado por el mensaje que anunciaba. Es por esto que recuerda a los corintios: “Somos embajadores de Cristo y es como si Dios hablase por nosotros” (v. 20).

 

No es posible reconciliarse con Dios sin ponerse de acuerdo con su Apóstol, sin aceptar el mensaje que anuncia. La reconciliación con Dios no se logra a través de ritos de purificación y prácticas ascéticas, sino a través de la adhesión a la palabra que se transmite por aquellos que actúan como embajadores de Dios (cf. Rom 10,14-17). La Cuaresma es un tiempo privilegiado para esta escucha y es también el momento de la verdad, pues es muy fácil de rechazar, incluso de buena fe, a los que, como Pablo, son enviados a anunciar la palabra del Señor.

 

_________________________

Evangelio: Lucas 15,1-3.11-32

 

Todos los recaudadores de impuestos y los pecadores se acercaban a escuchar. 15,2: Los fariseos y los doctores murmuraban:–Éste recibe a pecadores y come con ellos. 15,3: Él les contestó con la siguiente parábola:–Un hombre tenía dos hijos. 15,12: El menor dijo al padre: Padre, dame la parte de la fortuna que me corresponde. Él les repartió los bienes. 15,13: A los pocos días el hijo menor reunió todo y emigró a un país lejano, donde derrochó su fortuna viviendo una vida desordenada. 15,14: Cuando gastó todo, sobrevino una carestía grave en aquel país, y empezó a pasar necesidad. 15,15: Fue y se puso al servicio de un hacendado del país, el cual lo envió a sus campos a cuidar cerdos. 15,16: Deseaba llenarse el estómago de las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. 15,17: Entonces recapacitando pensó: A cuántos jornaleros de mi padre les sobra el pan mientras yo me muero de hambre. 15,18: Me pondré en camino a casa de mi padre y le diré: He pecado contra Dios y te he ofendido; 15,19: ya no merezco llamarme hijo tuyo. Trátame como a uno de tus jornaleros. 15,20: Y se puso en camino a casa de su padre. Estaba aún distante cuando su padre lo divisó y se enterneció. Corriendo, se le echó al cuello y le besó. 15,21: El hijo le dijo:–Padre, he pecado contra Dios y te he ofendido, ya no merezco llamarme hijo tuyo. 15,22: Pero el padre dijo a sus sirvientes:–Enseguida, traigan el mejor vestido y vístanlo; pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. 15,23: Traigan el ternero engordado y mátenlo. Celebremos un banquete. 15,24: Porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado. Y empezaron la fiesta. 15,25: El hijo mayor estaba en el campo. Cuando se acercaba a casa, oyó música y danzas 15,26: y llamó a uno de los sirvientes para informarse de lo que pasaba. 15,27: Le contestó:–Es que ha regresado tu hermano y tu padre ha matado el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo. 15,28: Irritado, se negaba a entrar. Su padre salió a rogarle que entrara. 15,29: Pero él le respondió:–Mira, tantos años llevo sirviéndote, sin desobedecer una orden tuya, y nunca me has dado un cabrito para comérmelo con mis amigos. 15,30: Pero, cuando ha llegado ese hijo tuyo, que ha gastado tu fortuna con prostitutas, has matado para él el ternero engordado. 15,31: Le contestó:–Hijo, tú estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo. 15,32: Había que hacer fiesta porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado. – Palabra del Señor

 

 

Estamos ante la más bella de todas las parábolas de los Evangelios. Desde los primeros tiempos de la iglesia se ha estudiado, comentado y ha inspirado a grandes escritores, pintores, músicos, filósofos, psicólogos. Se la conoce como la “Parábola del hijo pródigo”, pero este título no es exacto porque hace referencia solamente a uno de los tres personajes de la parábola. No tiene en cuenta al hermano mayor, a quien le dedica toda la segunda parte de la historia y, sobre todo, se ignora al verdadero protagonista, el padre. Es más correcto, pues, hablar de la “Parábola del amor del Padre” o la “Parábola del padre misericordioso”.

 

Viene utilizada con mucha frecuencia en las celebraciones penitenciales con el objetivo de tocar el corazón de los pecadores más obstinados. Presentada en este contexto, sin embargo, la segunda parte de la historia crea un poco de malestar, que puede disturbar el clima de emoción y el recogimiento que se crea. Más de una vez nos habremos preguntado: ¿por qué Jesús no ha concluido la parábola con el final feliz  del abrazo del padre al hijo pródigo y el comienzo de la fiesta?

 

Los que se hacen esta pregunta no han prestado atención a los versos que introducen la parábola, no han caído en la cuenta de los destinatarios de la misma, es decir: a quiénes y por qué razón Jesús la cuenta. No está dirigida a los pecadores, sino a los justos: “Todos los recaudadores de impuestos y los pecadores se acercaban a escuchar. Los fariseos y los doctores murmuraban: –Éste recibe a pecadores y come con ellos. Entonces Jesús les dirigió esta parábola” (vv. 1-3).

 

Ellos son los fariseos y los escribas, los intachables, que están corriendo un grave riesgo espiritual. Ellos son los que están en peligro por haber falseado completamente la relación con Dios; no han comprendido que Dios ama a todos gratuitamente y, ante Él, no hay méritos que valgan.

 

En el capítulo precedente Jesús es presentado comiendo con uno de los principales fariseos (Lc 14,1). Ahora ha cambiado decididamente de compañía: se encuentra entre publicanos y pecadores; es más, parece que ha sido el mismo Jesús quien los ha invitado a su casa. He aquí un hecho totalmente escandaloso que provoca la indignación de los justos, quienes inmediatamente sacan la conclusión: con amigos semejantes, este hombre no puede venir de Dios.

 

Para justificar su comportamiento Jesús cuenta la parábola. Es, pues, en la segunda parte de la historia donde se encuentra el mensaje principal. Es en la segunda parte que entra en escena el hermano mayor que representa claramente a los fariseos, los que observan cabalmente los mandamientos y los preceptos de la ley. Son éstos los que tienen que cambiar su forma de pensar si no quieren quedar excluidos del banquete del reino anunciado por los profetas (cf. Is 25,6-8).

 

Después de esta introducción comencemos con la parábola.

 

Un día, el hijo menor de un rico terrateniente viene a su padre y le pide su parte de la herencia. El sabio Ben Sirá no recomienda este tipo de petición y, refiriéndose a los padre les aconseja: “Mejor es que tus hijos te supliquen que estar tú dependiendo de ellos. Sé dueño de todos tus asuntos… Cuando se cumpla el número de tus breves días, el día de la muerte, repartirás tu herencia” (Eclo 33,22-24). Pero el padre de la parábola no opone ninguna resistencia. Divide en silencio su riqueza entre sus dos hijos de acuerdo con lo que establece la ley.

 

El comportamiento de este padre indica el respeto que tiene Dios a las decisiones del hombre. Él exhorta, educa, informa, acompaña, pero siempre deja a sus hijos en libertad, incluso sabiendo que pueden cometer errores.

 

¿Por qué tiene tanta prisa el hijo menor de dejar la familia? La primera razón es que posiblemente ve en su padre una especie de tirano que impone su voluntad y no le permite hacer lo que quiere. Los años de la juventud son pocos, pasan como un soplo y se corre el peligro de perder las mejores oportunidades y el tiempo más precioso para disfrutar de la vida. Es el razonamiento de los insensatos: “Nuestra vida es el paso de una sombra, y nuestro fin, no puede ser retrasado; está aplicado el sello, no hay retorno. Por eso, a disfrutar de los bienes presentes, a gozar de las cosas con ansia juvenil; a llenarnos del mejor vino y de perfumes, que no se nos escape la flor primaveral. Coronémonos con capullos de rosas antes de que se marchiten; que no quede pradera sin probar nuestra orgía; dejemos en todas partes huellas de nuestra alegría, porque ésta es nuestra suerte y nuestra fortuna” (Sab 2,5-9).

 

Sin embargo, tal vez sea injusto echarle toda la culpa a este joven atolondrado. Pronto vamos a conocer a su hermano y qué tipo de persona es éste, cómo piensa, cómo razona, cuán orgulloso está de su perfección, de su integridad moral, lo intolerante que es con quien no comparte sus convicciones, deberes, el ritmo frenético de su trabajo. Está claro que vivir con semejante persona no es para nada fácil ni agradable.

 

La meta del joven es “un país lejano”. Rompe con su familia, su gente, las tradiciones religiosas de su tierra natal y va a establecerse entre paganos criadores de cerdos, animales impuros por excelencia (cf. Lev 11,7). Es la imagen de la separación de Dios, del rechazo a todos los principios morales, de la elección de una vida disoluta y desinhibida.

 

Lejos de la casa del Padre, sin embargo, no hay alegría ni paz. La búsqueda del placer, las drogas, los falsos amigos, las aberraciones sexuales terminan por producirle nauseas. Las aventuras no sacian; la persona tiene necesidad de un equilibrio interior, de lo contrario se siente un “muerto de hambre”. La escena del joven obligado a ponerse al servicio de un pagano y guardar sus cerdos representa muy eficazmente la condición desesperada, la degradación a la que llega quien se aleja de Dios. Los rabinos decían: “Maldito el hombre que cría cerdos”.

 

La experiencia de profunda decepción es providencial: se da cuenta de que ha tocado fondo. Los rabinos también decían: “Cuando los israelitas se ven obligados a comer algarroba, se convierten”. Pero este joven ¿se había convertido o no?

 

La respuesta a esta pregunta es de suma importancia para la comprensión de la parábola. Si leemos cuidadosamente los versos 17-19, observaremos que la angustia del hijo menor no se debe al dolor causado a su padre, sino al hambre. Otra cosa hubiera sido si, dándose cuenta de haber tocado fondo, hubiera exclamado: “¡No he podido caer más bajo!” ¡Soy un degenerado! He arruinado mi vida, pero antes de morir quiero pedir perdón a mi padre, quiero abrazarlo…y desaparecer después sin aceptar ni siquiera un café, pues ni eso merezco.

 

Si éstos hubieran sido sus sentimientos, entonces, sí, hubiera dado señales de arrepentimiento. Sin embargo, no encontramos en el joven ni la mínima mención al dolor causado a su padre. Su única preocupación es saciar el hambre. Incluso el pequeño discurso que ha preparado con la intención de recitarlo ante su padre, no tiene otro fin que conmoverle para que le dé de comer.

 

La conclusión que se impone solo puede ser ésta: no hay evidencia de que se trate de verdadero arrepentimiento.

 

El joven regresa, de todos modos, con la intención de recitarle detalladamente a su padre, el plan preparado en su largo soliloquio (v. 20). En este punto, entra de nuevo el padre escena. No dice nada, pero su reacción ante el hijo que regresa viene descrita con cinco verbos que, por sí solos, son suficientes para considerar este versículo como uno de los más bellos de toda la Biblia.

 

Lo reconoció desde lejos. Fue el primero en verlo porque siempre lo ha estado esperando.

 

Se le conmovieron las entrañas. El verbo griego splagknizomai indica una emoción tan intensa y tan profunda que se siente hasta físicamente, en las “entrañas”. Es la sensación que experimenta una madre hacia el hijo que lleva dentro. No se puede imaginar emoción más íntima y más fuerte. En el Nuevo Testamento este verbo aparece sólo en los Evangelios (doce veces) y siempre hace referencia a Dios o a Jesús, como queriendo decir que sólo Dios es capaz de sentir esta forma de amor.

 

Salió corriendo. Un gesto instintivo, pero difícil para un anciano e indigno, también para una persona de su rango. Ciertamente la emoción le hizo perder la cabeza y solo escuchó a su corazón.

 

Se le echó al cuello. Literalmente se desplomó sobre su cuello, que es mucho más que abrazar. Encontramos esta expresión sólo una vez más en el Nuevo Testamento para expresar los sentimientos de los ancianos de Éfeso cuando se despiden de Pablo, sabiendo que ya no lo volverían a ver más: “Lo abrazaban y lo besaban afectuosamente” (Hch 20,37).

 

No dejaba de besarlo. No es el tradicional beso de cortesía, de saludo al huésped, sino señal de bienvenida, expresión de alegría y del perdón. El padre no permite que su hijo se arrodille.

 

Ante la reacción del padre, el hijo pródigo –cuyo arrepentimiento ya hemos  expresado con reservas– toma la palabra y comienza a “recitar” su confesión. No logra terminarla. Cuando está a punto de añadir: “trátame entonces como uno de tus jornaleros”, el padre lo interrumpe y comienza a dar órdenes (vv. 21-22). Sus disposiciones a los siervos tienen todas significados y referencias simbólicas.

 

Una vestidura larga para el hijo, la mejor, la que solo se usa para las fiestas, la que solamente se ofrece a los huéspedes más respetables, la misma que, según el vidente del Apocalipsis, endosan los elegidos del cielo “que están de pie delante del trono y del Cordero” (Ap 7,9). Dios reintegra en su familia, con todos los honores, al que regresa.

 

Un anillo al dedo. No es anillo de matrimonio, sino el que lleva el sello de la autoridad. Al joven se le devuelve la autoridad sobre los siervos y el poder sobre los bienes del padre. Toda la herencia del desdichado sigue intacta, como si nada hubiera sido dilapidado. Todavía puede disponer de toda ella que parece (y es) inagotable.

 

Sandalias para sus pies. Son la señal de un hombre libre. Los esclavos iban descalzos.

 

Dios no quiere esclavos en su casa, sino personas libres (cf. Jn 15,15). Para ello –notemos el detalle– el padre interrumpe la confesión del hijo antes de que declare su voluntad de convertirse en un jornalero e inmediatamente ordena que se le dé el vestido largo, no el corto utilizado por los servidores los días de trabajo. Finalmente las sandalias: no se presenta uno descalzo ante de Dios, como los sirvientes domésticos quienes, temblorosos, esperan siempre recibir órdenes o reprimendas. Dios no es un cacique; quiere ser amado, no temido o servido.

 

Una fiesta concluye el camino hacia la casa del Padre.

 

En el judaísmo se enseñaba que Dios concedía su perdón a los que se arrepentían sinceramente y expresaban su voluntad de convertirse a través de ayunos, penitencias, postraciones, vestir ropa andrajosa.

 

La primera parte de la parábola termina de forma escandalosa y los fariseos que están escuchando empiezan a entender. El Dios anunciado por Jesús es muy diferente del que ellos se imaginan: organiza un banquete para quienes no se lo merecen, introduce en sus fiestas a pecadores sin comprobar si están arrepentidos y sinceramente decididos a cambiar su vida y, para colmo, los abraza sin mediar palabra alguna.

 

Era éste el punto de fricción entre Jesús y los líderes espirituales de Israel. Si diera la bienvenida a pecadores arrepentidos no provocaría ninguna reacción. Incluso los escribas y fariseos perdonaban a los que reconocían su error y prometían enmendarse. Su irritación se debe al hecho de que Jesús es amigo de publicanos que siguen haciendo su trabajo, de que frecuenta las casas de los pecadores que no se han convertido. En el modo de comportarse de Jesús, Dios revela sus sentimientos: no sólo ama a los justos y a los pecadores y arrepentidos, sino que ama a todos, siempre y sin condiciones.

 

Y esto es lo que el Señor nos pide a los creyentes: “amar incluso a aquellos que nos hacen daño”. No nos dice que amemos a nuestros enemigos que se arrepientan y se disculpen, sino que les tratemos bien incluso si siguen persiguiéndonos. Exige este comportamiento porque el Padre del cielo nos da el ejemplo: hace salir el sol sobre justos e injustos (no sobre los malvados arrepentidos) [cf. Mt 5,44-48]). Si Dios mismo erigiera muros de separación entre buenos y malos, si amara a los unos y odiara a los otros, ¿cómo podría exigirnos a nosotros amar sin condiciones?

 

Es inevitable que ante este amor gratuito de Dios, surja una pregunta: si Dios ama también a los malvados ¿por qué esforzarse en portarse bien? Es para responder a esta pregunta que Jesús, en la segunda parte de la parábola (vv. 25-32), introduce al hijo mayor. Vamos a ver qué tipo de persona es y a quienes representa.

 

Regresa del campo, agotado, tal vez tenso y preocupado. Él es el que siempre tiene que resolver todos los problemas… y, de pronto, se encuentra con una sorpresa: un banquete, música, baile…y él, no solo no ha sido invitado sino que ni siquiera le han informado. Llama a uno de los criados y le pregunta qué está sucediendo. En el texto original el verbo está en imperfecto (estaba siendo informado) lo cual indica una acción prolongada. Está tan conmocionado y sorprendido que, incluso después de las repetidas explicaciones del criado, sigue sin entender; está indignado y su ira está más que justificada: es la reacción lógica del hombre fiel e irreprensible ante una evidente injusticia.

 

Al padre que sale a suplicarle (de nuevo, el verbo en el imperfecto: continuaba a suplicarle, con insistencia) pidiéndole que entrara al banquete, le responde con una lista de sus méritos: no he dejado de cumplir ninguna de tus órdenes, te he servido siempre fielmente…. Es el perfecto retrato del fariseo observante y escrupuloso que se atreve a decir al Señor en el templo: “no soy como el resto de los hombres, ladrones, injustos, adúlteros… Ayuno dos veces a la semana y pago diezmo de todo lo que poseo” (Lc 18,1-12).

 

Son palabras irritantes, es cierto, pero todas justas. ¿Quién de nosotros no las compartiría? Era así como razonaban los escribas y fariseos del tiempo de Jesús y así  es como razonan muchos creyentes hoy en día. En teoría se admite que Dios tiene derecho a hacer lo que quiera (cf. Mt 20,15), se reconoce que de él se recibe todo de forma gratuita pero, en el fondo, se sigue pensando que Dios está en deuda con los buenos y que el cielo tiene que ser ganado a pulso y que solo debe entrar el que se lo merezca… y los demás: ¡a la calle!

 

Esperar con impaciencia a que los malos sean castigados, nace de una   tendencia muy extendida y muy poco confesada: la de envidiar a los pecadores a quienes secretamente consideramos como tipos avispados, astutos, desinhibidos, sin escrúpulos, que se lo pasa bien, gozando a tope de todo; suscitan envidias, despiertan celos… y al mismo tiempo absurdos deseos de venganza por no poder ser como ellos. Pensar que un día Dios los perdone sin más, es absurdo e injusto tanto para los antiguos como para los modernos fariseos. En realidad, no nos damos cuenta de que la vida del pecador es una gran tragedia. La búsqueda desenfrenada del placer lleva a la desesperación, no a la alegría. El hijo pródigo, asqueado por las aberraciones sexuales y el libertinaje, concluye: “Me muero de hambre”.

 

Este irreprensible hermano mayor no entiende que el padre no quiere siervos en su casa, sino hijos. En la parábola, el hijo más joven utiliza cinco veces la palabra “padre” porque sabe que su padre es verdaderamente “padre.” Es consciente de no tener ningún mérito, he haberlo recibido todo gratuitamente, de no merecer nada. En los labios del hijo mayor, sin embargo, nunca aparece la palabra “padre”. Da la impresión de que no sea hijo suyo, sino un sirviente; el padre para él es sólo el patrón.

 

Su fría relación con su padre se refleja en el desprecio hacia el hermano menor, a quien llama: “este hijo tuyo” (v. 30). Inmediatamente, sin embargo, el padre, con gran finura, le corrige: “tu hermano…” (v. 32). Dada la disposición interior de este hermano mayor, es fácil imaginar lo que hubiera sucedido si el hijo pródigo se hubiera encontrado, al regresar a casa, con el hermano mayor y no con el padre.

 

La parábola no concluye aquí.

 

Queda por saber si el hijo mayor se unió a la fiesta o si el menor sentó por fin   cabeza o si a los pocos días, volvió a las andadas como un imbécil.

 

La parábola narra nuestra propia historia: todos llevamos dentro de nosotros a los “dos hijos”. De todas formas, no es difícil imaginar lo que ocurriría. El hijo mayor seguramente acabaría entrando a la fiesta. Alguien como él no puede quedarse afuera: está demasiado acostumbrado a obedecer. Es incapaz de oponerse a los deseos de su padre, a pesar de que en su corazón alberga la secreta esperanza de que pronto todo vuelva a ser como antes. Vive en tensión porque, por un lado, intuye que, a pesar de haber vivido muchos años junto a su padre, no lo conoce de verdad; y por otro, no logra aceptar la novedad, no puede renunciar a sus ideas, sus creencias, a complacerse en sus méritos … Continuará “yendo a la iglesia”, “no se perderá ninguna misa”, pero criticará siempre con dureza a aquellos predicadores que hablan del amor gratuito de Dios, de la salvación de todos, del infierno vacío…

 

¿Y el hijo más joven? Un día estará dentro y otro día fuera de la fiesta, siempre mirado con desprecio y autosuficiencia por su hermano mayor, pero siempre recibido con ternura por su padre. Comenzó la fiesta, dice el texto (v. 24). Solo ha hecho que comenzar, porque cada vez que uno de los hijos sale afuera, la fiesta se detiene. Solo será definitiva sólo cuando la puerta se cierre y todos los hijos e hijas estén dentro.

 

Anuncios
Categorías: Ciclo C | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: