Archivo mensual: junio 2016

Domingo XIV del tiempo ordinario, 3 de Julio 2016, Año C

Vengo a ofrecerte la paz

 

Introducción

 

“No tengo paz”. Es la confidencia que más de uno nos ha hecho en momentos de particular desaliento. Quizás la amiga que ha interrumpido una maternidad no deseada, o el cónyuge envuelto en otra relación afectiva inmanejable, o el vecino de casa atormentado por el deseo de vengarse de un agravio sufrido e imposibilitado de hacerlo, o la mujer de la calle humillada y explotada.

 

“No tengo paz” gritarían los responsables de crímenes, de guerras, de compra-venta de instrumentos de muerte si no estuvieran aturdidos por el dinero o el poder. “No tengo paz” repetiría quien se dedica a actividades inmorales, quien comete injusticias, pero sigue adelante con la mente obnubilada por el éxito, por el dinero, por las mentiras de los aduladores.

 

Este es el mundo al que Jesús envía a sus discípulos no para condenar, para imprecar contra la corrupción y las malas costumbres o para amenazar con castigos divinos, sino para anunciar la paz que todos –la mayoría sin darse cuenta– van buscando desesperadamente.

 

Considerando la realidad en que vivimos se necesita de verdad una gran fe para imaginar que es posible construir un mundo en que reine la paz. Es más fácil creer que Dios existe que mantener la esperanza en una paz universal. Y sin embargo, este es la misión encomendada a los discípulos.

 

Los cristianos han intentado construir la paz, pero no siempre con los métodos sugeridos por el Maestro que los quería como “corderos en medio a los lobos”. Muchas veces han preferido recurrir a la fuerza, a la imposición, a l intolerancia; se han emborrachado de poder, como los reyes de este mundo.

 

No siempre han caminado –pobres, mansos, indefensos– junto a las personas necesitadas de paz. Quien, como San Francisco de Asís, lo ha hecho tiene su nombre escrito en el cielo.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Quien cree en la paz verá las grandes obras del Señor”.

 

Sigue leyendo

Anuncios
Categorías: Ciclo C | 1 comentario

Domingo XIII del tiempo ordinario, 26 de Junio de 2016, Año C

La invitación a “quemar” el pasado

 

Introducción

 

La imagen más usada en la Torah para exprimir la intervención de Dios es el fuego. “El Señor, tu Dios, es fuego voraz”, dice Moisés al pueblo (Dt 4,24); sobre el Sinaí “el Señor bajó con fuego” (Gn 18,18); “Ante él, avanza el fuego” (Sal 97,3); “Haré que mi palabra sea fuego” (Jr 5,15). Recurre frecuentemente en la Biblia la locución “El Señor hizo estallar un fuego” (Nm 16,35) para indicar cómo purifica con su intervención. A donde él llega, se realiza una transformación radical, nada permanece como antes.

 

Es lo que ocurre en cada persona cuando el Señor entra en su vida: el pasado es pasto de las llamas, viene aniquilado todo lo que es incompatible con la presencia y santidad de Dios: comportamientos, estilos de vida, hábitos, dependencias, situaciones que se cierran…

 

Eliseo quema los aperos de la labranza, símbolo del oficio que había ejercido hasta ese momento y entra decidido en la nueva vida a la que Elías le ha llamado. Los apóstoles, invitados por Jesús a seguirle, abandonan las redes y Levi lo deja todo (cf. Lc 5,27). A quien quiere ser su discípulo, el Señor invita a vender todo lo que tiene e iniciar un nuevo camino (cf. Lc 18,22), y no admite vacilaciones, indecisiones, dudas.

 

Jesús ha venido a traer fuego a la tierra (cf. Lc 12,49): se necesita una gran fe para permitirle introducirlo en el recinto de nuestra vida. Tenemos miedo de que consuma todas nuestras seguridades, tantas realidades en las que, quizás por años, hemos puesto nuestra confianza y esperanza, que queme todo lo que, hasta ese momento, ha dado sentido a nuestra vida.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Señor, tú eres mi único bien. Indícame el sendero de la vida”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo C | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: