Nacimiento de San Juan Bautista – 24 de junio de 2018

Un valioso testigo de la luz

 

Hay un video de Fr. Fernando Armellini con subtítulos en inglés

comentario en la lectura del Evangelio de hoy:

 

Introducción

 

El culto a la Virgen María comenzó a desarrollarse en Jerusalén en el siglo V. Un siglo antes, en el siglo IV, el culto a Juan el Bautista estaba tan extendido y se consideraba universal.’

 

La gente rindió homenaje con una veneración extraordinaria a este santo. Él es el más representado en el arte de todos los tiempos; no hay retablo ni grupo de santos en los que no aparezca. Va vestido con la característica piel de camello, el cinturón alrededor de su cintura y sosteniendo un bastón que termina en forma de cruz.

 

Él es el patrón de innumerables diócesis; muchos santuarios e iglesias están dedicados a este santo, comenzando con la “madre de todas las iglesias”, San Juan de Letrán, fundada por Constantino. El nombre Juan, traducido en todos los idiomas, es el nombre más común en el mundo. Muchas ciudades y países fueron nombrados después de él (128 en Italia, 213 en Francia).

 

El Bautista también es amado por los musulmanes. Llamaron a la famosa mezquita omeya de Damasco, un símbolo del diálogo interreligioso, después de él. ¿Cómo explicamos esta simpatía?

 

El Bautista no es reconocido como un hacedor de milagros; esto es, en general, una prerrogativa, que hace populares a los santos. Quien quiera obtener gracias no acude a él, sino a intercesores más poderosos. Entonces hay otras razones para tal devoción.

 

La primera razón es ciertamente la alabanza de Jesús hacia él: “Cuando se fueron, se puso Jesús a hablar de Juan a la multitud: ¿Qué salieron a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? ¿Qué salieron a ver? ¿Un hombre elegantemente vestido? Miren, los que visten elegantemente habitan en los palacios reales. Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿Un profeta? Les digo que sí, y más que profeta…. Les aseguro, de los nacidos de mujer no ha surgido aún alguien mayor que Juan el Bautista” (Mt 11: 7-11).

 

Por tanto, la gente sencilla admiraba su austeridad de vida y su coraje de no inclinar su cabeza frente a los poderosos. Él defendió la verdad y la justicia con su vida.

 

Finalmente, debe decirse que fueron principalmente los monjes quienes popularizaron su figura. Desde el comienzo del siglo IV, poblaron el desierto de Judea donde el Bautista había pasado su vida. Lo consideraban uno de ellos, un modelo de vida ascética, y por eso difundieron el culto.

 

La elección de su fiesta, celebrada desde la época de San Agustín, el 24 de junio, está relacionada con el solsticio de verano, el día en que el sol que alcanza su cenit (en el hemisferio norte) comienza a asomarse en el horizonte. Para los creyentes, el declive de la luz del sol recordaba la disponibilidad del Bautista para desaparecer, para darle el lugar a alguien que era más grande que él. Después de reconocer en Jesús al esperado Mesías, le confió a sus discípulos: “Mi alegría ahora está llena. Es necesario que él crezca pero que yo disminuya” (Jn 3,29-30).

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

Grandes son los que saben cómo hacerse a un lado después de cumplir su misión“.

 

_________________________

1° Lectura | 2° Lectura | Evangelio

 

Primera Lectura: Isaías 49,1-6

 

Escúchenme, islas;

presten atención, pueblos lejanos:

Estaba yo en el vientre,

y el Señor me llamó;

en las entrañas maternas,

y pronunció mi nombre.

Hizo de mi boca una espada afilada,

me escondió en la sombra de su mano;

me hizo flecha puntiaguda,

me guardó en su aljaba

y me dijo: 

Tú eres mi siervo –Israel–,

de quien estoy orgulloso.

Mientras yo pensaba:

En vano me he cansado,

en viento y en nada

he gastado mis fuerzas;

en realidad mi derecho

lo defendía el Señor,

mi salario lo tenía mi Dios.

Y ahora habla el Señor,

que ya en el vientre

me formó siervo suyo,

para que le trajese a Jacob,

para que le reuniese a Israel

–tanto me honró el Señor,

y mi Dios fue mi fuerza–:

Es poco que seas mi siervo

y restablezcas las tribus de Jacob

y conviertas

a los supervivientes de Israel;

te hago luz de las naciones,

para que mi salvación alcance

hasta el confín de la tierra.

– Palabra de Dios.

 

 

“Siervo del Señor” es el título del mayor honor que el Antiguo Testamento reserva a algunas figuras prominentes en la historia de Israel: Moisés, Samuel, David, los profetas, los hombres de Dios que han puesto sus vidas a disposición completa del Señor.

 

En la segunda parte del libro de Isaías, se presenta a una persona misteriosa y anónima. Los eruditos bíblicos lo atribuyeron al el Siervo del Señor porque cuando Dios habla de él o le habla, lo llama mi siervo. Dios lo considera el Siervo por excelencia, el hombre que es más fiel que cualquier otro.

 

El pasaje de hoy se abre con el monólogo de este “servidor” que exhorta solemnemente, que atrae a una gran audiencia, a las islas del Mediterráneo: ” Escúchenme, islas; presten atención, pueblos lejanos” (v. 1). Él dirige su mensaje a todos los pueblos que habitan las tierras que bordean el “vasto mar”.

 

El trabajo que está a punto de comenzar no proviene de su propio pensamiento; es la respuesta a la vocación que recibió de lo alto (v. 1). Como le había sucedido a Jeremías (Jer 1,5), y como le sucederá al Bautista en el Nuevo Testamento (Lc 1,15) y a Pablo (Gal 1,15). Dios lo ha escogido del vientre de la madre, y le explicó que, al llevar a cabo su misión, no tendrá otra arma disponible, y no puede contar con otra fuerza más que la de la palabra (v. 2).

 

Nada es más débil que la vibración inconsistente de la palabra, sonido que desaparece sin dejar rastros en el aire, pero el Señor ha prometido hacerlo efectivo como una espada afilada que golpea a alguien que está cerca, y como una flecha pulida que no deja lugar incluso a alguien que se cree invulnerable porque está muy lejos.

 

Él no comenzó inmediatamente a llevar a cabo la tarea que se le había confiado. Hubo un período de espera, un tiempo en que el Señor le preparó, manteniéndolo escondido, como un arma en su carcaj, como una daga en su mano.

 

Nos preguntamos: ¿quién es este “servidor”? El versículo 3 parece identificarlo con la gente, con Israel –cuando se pronunció el oráculo– que estaban en tierra extranjera, en Babilonia, convencidos de que la misión que el Señor le había confiado había terminado en fracaso. Al igual que las personas, incluso el “Siervo” confiesa su desilusión: ” En vano me he cansado, en viento y en nada he gastado mis fuerzas” (v. 4).

 

Después de un rápido recordatorio de la vocación “del vientre materno”, el Señor se dirige a su “siervo”. Aquí, se lo llama claramente persona soltera. En lugar de invitarlo a renunciar debido al fracaso anterior, renueva la comisión de “reunir a Israel”, es decir, traerle los reinos divididos del norte y del sur. Luego le asigna una nueva tarea, inmensamente más desafiante: “Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra” (vv. 5-6).

 

¿Cómo puede confiar una empresa tan extraordinaria para alguien que fracasó en el intento anterior de “unir a Israel”? Y, sin embargo, dice el profeta, es a través de él que el Señor “será conocido” (v. 3).

 

Nunca sabremos acerca de quién pensó el profeta cuando dijo esta profecía. Pero hoy podemos identificar a la persona que cumplió la profecía: es Jesús de Nazaret. Él es el “servidor” que, durante más de treinta años, en la oscuridad, se preparó para su misión. Durante tres años ha intentado en vano “reunir a Israel”, “como la gallina junta a sus polluelos debajo de sus alas” (Mt 23,37) y que terminó sus días en una cruz, como un esclavo, aplastado por los poderes de este mundo.

 

Su historia parecía haber terminado para siempre cuando, a la entrada de su tumba, se rodó una roca enorme e inamovible. En cambio, desde esa tumba, Dios ha traído la vida, la luz y la salvación que alcanzarán a todas las naciones, “hasta los confines de la tierra”.
Como el “Siervo del Señor”, el Bautista, también, fue elegido desde el vientre de su madre y se llenó del poder de Dios (Lc 1,15). Tenía una misión importante que cumplir: preparar el camino para el siervo que iba a ser la luz de las naciones.

 

Como él, cada persona tiene, desde el vientre materno, una vocación, una identidad que cumplir: aquello que desde la eternidad está en el corazón de Dios. Aquellos que aceptan sus planes, se convierten en sus sirvientes. Quien inventa otros proyectos está al margen de la historia: nada quedará de su trabajo en el nuevo mundo que Dios está creando.

 

Ser devotos del Bautista significa internalizar su lealtad, imitando su coraje y humildad para realizar el trabajo que se le ha confiado.

_________________________

Segunda Lectura: Hechos 13,22-26

 

 

Lo depuso y nombró rey a David, de quien dio testimonio: Encontré a David, el de Jesé, un hombre a mi gusto, que cumplirá todos mis deseos. De la descendencia de David, según la promesa, sacó Dios a Jesús como salvador de Israel. Antes de su llegada Juan predicó un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel. Hacia el fin de su carrera mortal Juan dijo: Yo no soy el que ustedes creen; detrás de mí viene uno al que no tengo derecho a quitarle las sandalias de los pies. Hermanos, descendientes de Abrahán, y todos los que temen a Dios: A ustedes se les envía este mensaje de salvación. – Palabra del Señor

 

 

Estamos en Pisidia de Antioquía, en Asia Menor, durante el primer viaje misionero. En el día de reposo, Pablo, que fue a la sinagoga para asistir a la liturgia de la Palabra, después de las lecturas, es invitado a hablar. Se levanta, hace un gesto con la mano y pronuncia un largo discurso.

 

Comienza presentando las obras realizadas por el Señor a favor de su pueblo: la liberación de Egipto, los cuarenta años en el desierto, la conquista de la Tierra Prometida, la elección del primer rey, Saúl. Nuestra lectura comienza en este punto.

 

Saúl fue infiel (y tal vez Pablo lo admite de mala gana porque este rey pertenecía a su propia tribu, la tribu de Benjamín, y también porque había heredado el nombre) y luego Dios eligió a David, el gran rey, el fiel ejecutor de su voluntad, la figura del Mesías. De su simiente Dios, de acuerdo con la promesa, sacó para Israel un salvador, Jesús.

 

Aquí Pablo presenta la figura de Juan el Bautista, de quien habla bastante ampliamente, porque él es el último de los profetas y está al final del período de espera, y marca el comienzo del cumplimiento de las promesas (vv. 24-25).

 

De su trabajo como precursor, se recuerdan algunos momentos esenciales. Antes que nada, la predicación de un bautismo de arrepentimiento. Dirigió la invitación a cambiar la forma de pensar y actuar, a participar en la salvación que el Mesías estaba a punto de hacer, a “todo el pueblo de Israel”.

 

Luego su decisión de disipar cualquier malentendido en su persona: “No soy lo que crees que soy”. Finalmente, el testimonio a favor de quién es más grande que él. 

 

¿Tiene algo que enseñarnos hoy la figura de este “siervo fiel” que también sorprendió a Pablo? Encontramos la respuesta en el último versículo de la lectura: “Hermanos, descendientes de Abrahán, y todos los que temen a Dios: A ustedes se les envía este mensaje de salvación” (v. 26).

 

Es “al final de su misión” –dice Pablo (v. 25) – que el Bautista llegó a comprender el significado de la tarea que fue llamado a realizar. Él fue el primero en pasar por el proceso de conversión que propuso a otros. Él, también –como todo el mundo– fue primero asaltado por las dudas, tuvo dudas, se sorprendió por el mensaje innovador y el comportamiento inesperado del joven maestro de Nazaret. Un día, incluso envió a algunos de sus discípulos a preguntarle: “¿Eres tú el que esperamos o debemos esperar a otro?” (Lc7,19).

 

Entonces él entendió; cambió manera de pensar y lo reconoció como el Mesías de Dios, como aquel a quien no era digno de desatar las sandalias.

 

Quien quiera reconocer al verdadero Mesías de Dios está llamado a embarcarse en el camino de la conversión que el Bautista ha experimentado.

_________________________

Evangelio: Lucas 1,57-66.80


 

Cuando a Isabel se le cumplió el tiempo del parto, dio a luz un hijo. Los vecinos y parientes, al enterarse de que el Señor la había tratado con tanta misericordia, se alegraron con ella. Al octavo día fueron a circuncidarlo y querían llamarlo como su padre, Zacarías. Pero la madre intervino: No; se tiene que llamar Juan. Le decían que nadie en la parentela llevaba ese nombre. Preguntaron por señas al padre qué nombre quería darle. Pidió una pizarra y escribió: Su nombre es Juan. Todos se asombraron. En ese instante se le soltó la boca y la lengua y se puso a hablar bendiciendo a Dios. Todos los vecinos quedaron asombrados; lo sucedido se contó por toda la serranía de Judea 66y los que lo oían reflexionaban diciéndose: ¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor lo acompañaba. El niño crecía, se fortalecía espiritualmente y vivió en el desierto hasta el día en que se presentó a Israel. – Palabra del Señor

 

 

¡Cuántas promesas hicieron los profetas! En los momentos difíciles de la historia de Israel, cuando la gente estaba oprimida, decepcionada y desanimada, algunos de ellos, en nombre de Dios, siempre pronunciaban palabras de consuelo y esperanza, anunciando la inminente liberación, prometían una nueva era.

 

Sus predicciones, guardadas devotamente en los Libros Sagrados, fueron leídas y meditadas especialmente cuando los acontecimientos de la historia ponían a prueba la fe cuando podía insinuar la duda de que el Señor había olvidado sus promesas.

 

Israel ha seguido “recordando” y esperando. Israel “recordó” y tuvo fuerza para persistir en la fe, para seguir creyendo en la fidelidad de su Dios.

 

El Evangelio de hoy presenta el evento que marcó el amanecer de un nuevo día, la transición entre el tiempo de la “memoria” de las promesas y el tiempo de su realización.

 

En la primera parte (vv. 57-58) se narra el nacimiento de Juan el Bautista. Cualquiera que contemple el despliegue de una nueva vida está fascinado por las maravillosas leyes de la naturaleza que rigen el nacimiento de un niño. El creyente y el no creyente comparten esta sorpresa, pero el creyente no solo disfruta de este encantamiento, sino que va más allá y cuestiona el significado de cada nacimiento. Uno se pregunta qué mente sublime ha planeado este evento y qué sueños plantea a cada criatura.

 

Lucas es un creyente; escribe cincuenta años después de los acontecimientos y puede evaluar, a la luz del Espíritu, el papel que tuvo la figura del Bautista en la historia de la salvación. Él recuerda el nacimiento de Juan y lo interpreta como un acto de “misericordia” del Señor sobre Isabel.

 

¿Qué significa “misericordia” y quiénes fueron los destinatarios de la gracia otorgada por Dios a Isabel? ¿Solo una pareja casada amargada? El término “misericordia” en la Biblia no significa la compasión de Dios por personas indignas y despreciables, sino que indica su atención, su tierno amor por cualquiera que necesite su ayuda.

 

En el vientre estéril de Isabel, el evangelista ve representada la esterilidad de Israel y la condición de muerte en la que se encuentra la humanidad entera. La situación desesperada de la cual, sin la intervención de arriba, no es posible que la vida brote.

 

Los profetas han previsto esta intervención prolífica de Dios y han invitado a la gente a regocijarse: “Regocíjense, mujeres estériles que no han dado a luz; canten y griten de alegría” (Is 54,1).

 

En el nacimiento de Juan el Bautista, Lucas capta el comienzo de la realización de esta profecía. Desde la primera página de su Evangelio, introduce el tema de la alegría. En la boca del ángel, Dios le hace la promesa a Zacarías: “Te llenará de gozo y alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento” (Lc 1,14). Él recuerda la alegría que involucraron a los padres, parientes, vecinos y habitantes de la región montañosa de Judea cuando Isabel dio a luz. Cuando Dios entra en la historia humana, siempre trae vida y alegría.

 

La parte central de la lectura (vv. 59-66) desarrolla el tema del nombre del niño, “Al octavo día fueron a circuncidarlo y querían llamarlo como su padre, Zacarías.

 

Es sorprendente que Lucas desea hacer coincidir el momento de la circuncisión con la imposición del nombre. Lo mismo hará con Jesús (Lc 2,21). Sin embargo, no parece que esta fuera la costumbre en Israel, donde el nombre se daba al nacer, no ocho días después (Gen 4,1; 21,3; 25,25-26).

 

El hecho de que los parientes y vecinos quieran nombrar al bebé con el nombre de su padre, Zacarías, también es sorprendente. La tradición era dar el nombre del abuelo, no el del padre. Parece que Lucas, más que informar un hecho –en sí bastante marginal– está interesado en notar que, el nombre “Zacarías” no es adecuado para Juan.

 

Comenzamos a comprender por qué el evangelista combina el nombre y la circuncisión. La circuncisión es el signo de pertenencia al pueblo de Israel. Con este rito, uno pertenece a Israel y se convierte en un heredero de las promesas que Dios hizo a Abrahán y a sus descendientes. En el octavo día, por lo tanto, el Bautista se convierte en israelita, como su padre.

 

Es en este punto que el nombre que recibe gana importancia porque, entre la gente de la antigüedad, el nombre indicaba a la persona, su condición, sus cualidades, su destino. “Zacarías” significa “Dios ha recordado” o “Dios recuerda” sus promesas. Es el símbolo de Israel, que a lo largo de los siglos ha continuado transmitiendo de padre a hijo “el recuerdo” de las profecías, sin ver nunca el cumplimiento.

 

Ahora la razón por la cual el Bautista no puede llamarse “Zacarías” se vuelve clara. Cuando se convierte en miembro del pueblo de Israel, no solo le da continuidad al linaje y la tradición de su padre, como piensan los parientes y los vecinos. No han tenido la revelación del cielo, pero Juan marca el comienzo de la nueva era. Atrás han quedado los días de recordar las promesas; para la humanidad, el nuevo día en que se cumplen las profecías ha amanecido.

 

El ángel le indicó a Zacarías el nombre querido por Dios, “Juan” (Lc 1,13), que significa: “El Señor ha dado la gracia, ha manifestado su bondad”.

 

Zacarías se volvió mudo en el templo. Al abandonar el santuario donde recibió el anuncio del nacimiento de un niño, no pudo pronunciar la bendición. Ahora sus labios se abren y las palabras que él habla no son sobre el niño, sino sobre el Señor. Son palabras de bendición; él canta las maravillas que ha presenciado: “El Señor ha venido y ha redimido a su pueblo … como lo prometió por medio de sus profetas de la antigüedad” (Lc 1,68-70).

 

Zacarías representa a Israel que, después de tantos siglos pasados  “recordando”, ahora es testigo de la fidelidad de Dios. Él ve “desde lo alto como un sol naciente, brillando sobre los que viven en tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiando nuestros pies por el camino de la paz” (Lc 1,78-79). Ahora él reconoce sus beneficios y proclama a todos los pueblos las maravillas de su amor.

 

En el último versículo (v. 80), se resume la infancia de Juan. Para cada israelita, el desierto recuerda un momento crucial en su historia y despierta emociones y sentimientos relacionados con el viaje de la esclavitud a la libertad. Es donde sus padres han experimentado la protección de Dios, donde no vivían solo de pan, sino de cada palabra que procede de la boca de Dios.

 

El Bautista pasa su adolescencia y su juventud en el desierto. Se prepara para su misión asimilando las riquezas espirituales que su gente ha acumulado a través de la experiencia del desierto.

 

En su Evangelio, Lucas continuará hablando de él después de haber narrado el nacimiento de Jesús: “El año quince del reinado del emperador Tiberio… la palabra del Señor se dirigió a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto” (Lc 3,1).

 

Aquí nuevamente está Juan, listo para llevar a cabo su misión.

 

Hay un video de Fr. Fernando Armellini con subtítulos en inglés

comentario en la lectura del Evangelio de hoy:

https://www.youtube.com/watch?v=2vCm-Fau24Y

 

Anuncios
Categorías: Ciclo B | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: