Archivo diario: julio 3, 2018

14º Domingo del Tiempo Ordinario – 8 de Julio de 2018 – Año B

El riesgo de guedarse en casa

 

Hay un video de Fr. Fernando Armellini con subtítulos en inglés

comentario en la lectura del Evangelio de hoy:

 

Introducción

 

El político hábil maneja siempre sabiamente sus relaciones con la institución religiosa: no la combate, sino que la halaga, intenta convertirla en aliada porque sabe que el ciudadano religioso es el más fiable e incluso el más devoto, si se logra convencerlo de que el apoyo al orden establecido equivale a promover el reino de Dios. Quien detenta el poder, se opone a todo lo que pueda subvertir el equilibrio del “orden establecido” y de las instituciones; logra su objetivo cuando hace creer al cristiano que existe una igualdad entre lo que normalmente se piensa y el mensaje del Evangelio, entre los principios dictados por la moral corriente y los valores predicados por Cristo, entre las bienaventuranzas del mundo y las de la Montaña.

 

Es una estrategia sutil en la que, muy frecuentemente y de buena fe, muchos cristianos se ven envueltos, pero que lleva a desnaturalizar al evangelio. Se dejan seducir, a veces, las jerarquías eclesiásticas y también el pueblo, pero nunca el profeta, no por ser una persona inquieta e insatisfecha por naturaleza, sino por hacer recibido y asimilado los pensamientos del Señor; por eso renuncia a poner el sello de Dios en los diseños del hombre y denuncia las estructuras marcadas por el pecado. Sus palabras molestan, producen irritación, y el destino que le espera no es otro que el de la incomprensión y el rechazo.

 

Le ocurrió a Jeremías, amenazado por sus compatriotas: “No profetices en Nombre del Señor si no quieres morir en nuestras manos” (Jr 11,21) y advertido por Dios: “Tus hermanos y tu familia, también te son desleales” (Jr 12,6). Le pasó a Mahoma cuando, en la Meca, quiso sacar a sus conciudadanos de la indiferencia religiosa, del apego a las cosas de esta tierra y de la injusticia social.

 

En Nazaret también le sucedió a Jesús.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Solo si salgo de la casa construida por los hombres, puedo encontrar al Señor”.

 

Sigue leyendo

Anuncios
Categorías: Ciclo B | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: