Anunciación del Señor – 25 de marzo

Dios había dado muchas pruebas de amor, pero mantuvo en reserva las maravillas más inauditas.

 

 

Introducción

 

Este antiguo festival está conectado con el equinoccio de primavera. Se celebró en Palestina posiblemente desde el siglo IV y se introdujo en Occidente en el siglo VII.

 

Originalmente, no era una fiesta de la Virgen, sino del Señor. Fue instituido para conmemorar el anuncio de la venida del Hijo de Dios en el mundo.

 

Fue en la Edad Media, cuando la sobriedad del culto mariano que había caracterizado los primeros siglos dio paso a los énfasis devocionales, cuando la fiesta de hoy se convirtió en la de la Anunciación a María. Después del Concilio Vaticano II, recuperó su significado original y ha vuelto a ser la solemnidad de la Anunciación.

 

Estamos en primavera en el hemisferio norte, la vegetación se despierta y la vida se reanuda después de los rigores del invierno. Para el creyente, la aparición de nuevos brotes solo puede recordar, de manera espontánea e inmediata, la verdadera primavera, el día bendito en que, con la encarnación del Hijo de Dios, comenzó el nuevo mundo.

 

A lo largo de los siglos, los cristianos han utilizado este vínculo entre la primavera de la naturaleza y el de la fe para revivir en sus corazones el recuerdo del evento desde el cual comenzó su historia. Para ello, en la Edad Media muchas comunidades, y en Florencia hasta 1750, comenzaron el año el 25 de marzo. Desde el siglo V, la Anunciación fue uno de los temas más representados en la historia del arte hasta el Renacimiento. No había iglesia en la que no se mostraba. Luego, desde el siglo XVIII en adelante, la escena dulce y serena del encuentro del ángel con la Virgen casi desapareció de los temas pictóricos.

 

El surgimiento de una sociedad más secular, la diseminación de las ideas de la Ilustración llevó a mirar la historia del Evangelio con cierto desencanto. Las obras maestras de grandes artistas como Simone Martini y el Beato Angélico, que habían atraído a generaciones enteras al misterio sublime de la Encarnación del Hijo de Dios, continuaron fascinando y emocionando., sin embargo, ya no eran suficientes para alimentar la fe de aquellos que querían descubrir qué buenas noticias del Cielo estaban detrás de la aparente simplicidad de las páginas de Lucas.

 

Los estudios bíblicos nos permiten dar una respuesta a esta instancia espiritual. El ángel y la Virgen no se colocan en el centro del escenario, sino el Señor, ese Dios que a menudo nos sentimos distantes o ausentes y que hoy, con el anuncio de su venida al mundo, nos recuerda que no puede estar en el cielo y se feliz sin nosotros.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Dios no puede quedarse en el cielo sin nosotros”.

 

_________________________

1° Lectura | 2° Lectura | Evangelio

 

Primera Lectura: Isaías 7,10-14

 

7,10: El Señor volvió a hablar a Acaz: 7,11:–Pide una señal al Señor, tu Dios; en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo. 7,12: Respondió Acaz:–No la pido, no quiero tentar al Señor. 7,13: Entonces dijo Dios:–Escucha, heredero de David: ¿No les basta cansar a los hombres, que cansan incluso a mi Dios? 7,14: Por eso el Señor mismo les dará una señal: Miren: la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel. – Palabra de Dios

 

 

El contexto histórico en el que se pronunció este oráculo es bien conocido. El rey Acaz, de unos veinte años, está llamado a enfrentarse a una coalición de enemigos que pretenden destronarlo. Él es un descendiente de David, perteneciente a la noble familia de la que Natán, en nombre de Dios, ha prometido un reino eterno (2 Sam 7,14-16), por lo tanto, no debe tener miedo. Pero en su mente, las dudas de que el Señor no cumplirá su palabra comienzan a aparecer. Tiene un ejército débil, incapaz de resistir el ataque de los enemigos, ¿cómo lo librará Dios de los oponentes tan agresivos? Ante el peligro, su fe vacila y toma la decisión de formar una alianza con los poderes existentes, los asirios que, en el sombrío horizonte político de Medio Oriente del siglo VIII a.C., son imperios devastadores, imponen impuestos pesados ​​y corrompen la pureza religiosa y moral de los pueblos que conquistan.

 

Isaías es un personaje apreciado en la corte por el sabio consejo que generalmente da. Sigue de cerca los acontecimientos políticos y se da cuenta inmediatamente de que la elección que hizo el rey es imprudente y peligrosa. Va a la piscina superior en Jerusalén, donde Acaz está estudiando formas de abastecer de agua a la ciudad en vista del sitio. En el nombre de Dios, él lo tranquiliza: “Lo que temes no será así, no sucederá” (Is 7,8). Luego regresa a su casa y espera unos días, esperando que el soberano reconsidere, pero él es inflexible. Decide visitarlo nuevamente, esta vez en su palacio.

 

Nuestra lectura comienza en este punto. El profeta le hace una oferta: “¡Pide una señal a Yahvé, tu Dios!” (vv. 10-11). Acaz no está dispuesto a retroceder, entonces, ni siquiera le importa tener una señal. Isaías se la da de la misma manera: “La virgen está embarazada y da a luz un hijo y lo llama Emanuel” (v. 14).

 

¿Qué quiso decir él? Alguien pensó que Isaías predijo, con siete siglos de anticipación, la concepción virginal de María, pero tal signo no habría tenido ningún sentido para Acaz.

 

La “virgen” a la que se refería Isaías era la joven esposa del gobernante. Esta niña, aseguró el profeta, tendrá un hijo cuyo nombre sería “Emanuel”, que significa “Dios está con nosotros”. En palabras sencillas, dijo: Temes que, sin la ayuda de los poderosos de este mundo, tu reino será destruido; estás equivocado y la prueba de que Dios será fiel a la promesa de mantener eternamente firme a tu dinastía es el hecho de que tu esposa queda embarazada, te dará un hijo que te sucederá en el trono. Será un gran rey, un nuevo David y nadie despojará ni a ti ni a él.

 

La profecía se hizo realidad: la “virgen” concibió a un niño que nació y se llamó Ezequías. Era un buen rey, dio continuidad a la dinastía davídica, pero no fue el rey excepcional que Isaías había anunciado (Is 9,5-6; 11,1-9) y en quien había puesto tantas esperanzas. El mismo profeta lo había visto crecer en la corte. Después de la muerte de Acaz, durante veinte años, el profeta estuvo a su lado y se dio cuenta de ello. Sin embargo, no abandonó el oráculo que había pronunciado.

 

Aunque no comprendía el significado más profundo de esta misteriosa profecía, Israel continuó guardándolo celosamente y lo escribió en el libro sagrado, seguro de que algún día se cumpliría.

 

En la mente de Isaías, el “hijo de la virgen” era Ezequías, pero en el corazón de Dios el “Emmanuel”, el “Dios con nosotros” era otro. Israel pudo esperar hasta que un ángel anunciara la concepción a una virgen de Nazaret. Ese fue el día en que comenzó la primavera en el mundo.

_________________________

Segunda Lectura: Hebreos 10,4-10

 

10,4: Ya que la sangre de toros y cabras no puede perdonar pecados. 10,5: Por eso, al entrar en el mundo dijo: No quisiste sacrificios ni ofrendas, pero me formaste un cuerpo. 10,6: No te agradaron holocaustos ni sacrificios expiatorios. 10,7: Entonces dije: Aquí estoy, he venido para cumplir, oh Dios, tu voluntad –como está escrito de mí en el libro de la ley–. 10,8: Primero dice que no ha querido ni le han agradado ofrendas, sacrificios, holocaustos ni sacrificios expiatorios que se ofrecen legalmente; 10,9: después añade: Aquí estoy para cumplir tu voluntad. Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo. 10,10: Y en virtud de esa voluntad, quedamos consagrados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre. – Palabra de Dios

 

 

“Aquí estoy” es la respuesta que todos los hombres de Dios del Antiguo Testamento: Abrahán, los patriarcas, Moisés, Samuel, el profeta Isaías, dan al Señor que los llama. No es equivalente al simple “sí”. Es una declaración de total disposición a aceptar los diseños del Señor. Es el signo de la adhesión incondicional a su voluntad.

 

“Aquí estoy”, exclama el autor del Salmo 40. Se menciona en la primera parte de la lectura de hoy (vv. 5-7). El autor de la carta a los hebreos retoma las palabras que este hombre piadoso, al llegar al templo, se dirigió a su Dios para agradecerle los favores que se le concedieron.

 

Bien podríamos parafrasear su oración: “Las dramáticas vicisitudes por las que pasé me han hecho comprender que Tú, Señor, no sientes placer en los aromas del incienso. No te gusta la música de los arpistas, los flautistas y los cantos de los levitas. No te alimentas con la carne del cordero sacrificado en el altar. Hay un sacrificio que te agrada: el de aquellos que hacen tu voluntad, comparten tus proyectos y trabajan contigo para lograrlos. ¡Este es el sacrificio que quiero ofrecerte.”.

 

“Aquí estoy”: una frase que se repite con mayor frecuencia en la Biblia y aparece mil veces. No es empleada solo por el hombre para mostrar su disposición a aceptar la voluntad de Dios, Dios también la usa para responder al hombre. “Entonces llamarás, asegura Isaías, y el Señor responderá. Llora y él dirá: ‘Estoy aquí’ (Is 58,9). Dios incluso usa esta frase para definir su propia identidad: “Ellos sabrán que ese día soy yo, cuando se lo invoca, quien dice: ¡Aquí estoy!” (Is 52,6).

 

“Aquí estoy”, se explica en la segunda parte de la lectura (vv. 8-10). Resume la actitud interior de Cristo hacia la voluntad del Padre. Es el “sí incondicional” que él, entrando al mundo, ha pronunciado: “Aquí vengo a hacer tu voluntad”. Es el “sí” de amor que se le dice al Padre y, al mismo tiempo, es la revelación. del “Aquí estoy” de Dios. Al hombre, le dice: “Aquí estoy”, vine a entregarme en tus manos.

 

Propuesto en la fiesta de la Anunciación del Señor, este pasaje de la carta a los hebreos arroja luz sobre el significado de la encarnación del Hijo de Dios. Con su venida declaró cerrado el tiempo de las ofertas, de la ofrenda quemada de la expiación, la ejecución impecable de los rituales y las ceremonias externas. Se inauguró una nueva liturgia: la adhesión a la voluntad del Padre.

_________________________

Evangelio: Lucas 1,26-28

 

1,26: El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 1,27: a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. 1,28: Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo:—Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. – Palabra del Señor

 

 

Desde los primeros siglos, el saludo del ángel a María ha inspirado a multitud de artistas cristianos y es un tema figurativo presente en cada iglesia. Las “anunciaciones” del Beato Angélico destilan gracia y dulzura; celebérrima es la de Simone Martini con el ángel Gabriel, criatura incorpórea, que casi se disuelve en la luz del fondo dorado, mientras que María, turbada, se retrae sin perder la serenidad de su espléndido rostro. Son encantadoras las sensaciones suscitadas por estas obras maestras, como es intensa la emoción que se siente leyendo esta página evangélica. No obstante, después de un primer acercamiento al misterio sublime de la encarnación del Hijo de Dios, es necesario proceder a la búsqueda del mensaje que el evangelista quiere trasmitirnos. Para que esto sea posible, hay que separar, ante todo, el relato de Lucas de los evangelios apócrifos en que aparecen muchos detalles legendarios que, a partir del siglo V, los artistas han reproducido en sus lienzos. A continuación, hay que precisar con exactitud el género literario del relato, poniendo en evidencia de que no tiene nada que ver con las fábulas.

 

Partamos de una constatación: no es la primera vez que en la Biblia viene anunciado el nacimiento extraordinario de un niño y si se confrontan estas anunciaciones, queda claro que los personajes llamados a desarrollar una misión extraordinaria nacen frecuentemente de manera anormal. Isaac es concebido cuando su madre, estéril, tiene noventa años y su padre, Abrahán, cien (cf. Gen 17,17); la madre de Sansón (cf. Jue 13,3) y la de Samuel (1 Sam 1,5) son estériles; los padres del Bautista son viejos e Isabel es estéril; no sorprende que en los evangelios apócrifos el nacimiento de María sea presentado según el mismo esquema: Ana y Joaquín son viejos y ella es estéril. También el nacimiento de Jesús ocurre de modo extraordinario: María es virgen y no ha tenido relaciones con su marido.

 

La Biblia pone de relieve el componente prodigioso de estos nacimientos para mostrar que no fueron fruto natural de la fecundidad humana, sino un don del cielo. La salvación, la liberación o la esperanza que estos personajes son destinados a introducir en el mundo, provienen de Dios.          

 

Si a estos anuncios de nacimientos extraordinarios añadimos también las vocaciones de Moisés (cf. Ex 2,2-12), de Gedeón (cf. Jue 6,12-22) descubrimos otro dato significativo: todos estos relatos están estructurados de la misma manera, siguen el mismo esquema, contienen los mismos elementos, en una palabra, se asemejan los unos a los otros como ladrillos salidos del mismo molde. En primer lugar, es introducido en escena el ángel del Señor; después, el destinatario del mensaje experimenta miedo o turbación; el ángel anuncia el nacimiento de un niño, indicando el nombre y especificando la misión para la que ha sido llamado; seguidamente, el destinatario presenta una objeción o dificultad a la que el ángel responde dando una señal que, puntualmente, se cumple.

 

La Anunciación a María sigue detalladamente este esquema, por lo que resulta difícil establecer cuáles son, en el relato, los datos históricos reales y cuáles son los elementos que dependen del artificio literario. Los hechos podrían haberse desarrollado exactamente como son presentados y, en ese caso, el evangelista no los podría haber narrado de distinta manera; pero incluso si la anunciación hubiera sido una experiencia mística e interna de María, el relato hubiera sido el mismo. Para hacerse comprender de sus lectores, al evangelista Lucas no le quedaba otra alternativa que recurrir a esquema de nacimientos milagrosos fijado por la tradición bíblica.

 

Lo que sí se puede afirmar sin la menor duda es que Lucas no tenía la intención de ofrecernos un frio reportaje sobre lo sucedido y que, a diferencia de los artistas que parecen orientar la atención sobre María y el mensajero celeste, el evangelista quería que las miradas se concentraran en el hijo de María. A los creyentes, más que las emociones interiores de la Virgen, les interesa saber quién era Jesús. 

 

Hechas estas aclaraciones, vayamos al mensaje. 

 

El solemne oráculo pronunciado por Natán ha marcado profundamente la historia y la espiritualidad de Israel. A este oráculo se han referido, en las horas más obscuras, los profetas Isaías, Jeremías, Amós, Zacarías y –hecho todavía más sorprendente– justo cuando la dinastía davídica había desaparecido y el templo arrasado, un salmista propone de nuevo al pueblo la promesa de Dios: “Pacté una alianza con mi elegido, jurando a David mi siervo: su linaje será perpetuo y su trono como el sol ante mí; se mantendrá siempre como la luna, testigo fidedigno en las nubes” (Sal 89,4.37-38).

 

En una situación irremediablemente desesperanzada como ésta ¿cómo seguir creyendo que el Señor cumpliría su promesa? Y sin embargo, el salmista estaba convencido de que, de la misma manera que el Señor había mostrado su poder haciendo fecunda a Sara, sería ciertamente capaz de hacer nacer el mesías prometido del seno estéril de la virgen Israel. 

 

Sin embargo, he aquí la sorpresa: mientras que los ojos de todos aquellos que esperaban la intervención salvadora del Señor se dirigían hacia Jerusalén, Dios puso su mirada en un minúsculo pueblito, perdido entre las montañas de Galilea, una aldea tan insignificante que ni siquiera es nombrada en el Antiguo Testamento. Estaba habitada por gente simple, poco instruida y considerada, además, impura por su contacto con los paganos. A Felipe que declaraba entusiasmado su admiración por Jesús de Nazaret, Natanael responde con sorna e ironía: “¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret? (Jn 1,46).

 

Las sorpresas no han terminado. ¿A quién se dirige Dios? ¿A quién escoge? No a un libertador valeroso como Gedeón, no a un héroe como Sansón, sino a una mujer, a una virgen. 

 

La virginidad para nosotros es un signo de dignidad y motivo de honor, pero en Israel era apreciada antes del matrimonio, no después. Era una infamia para una joven permanecer virgen por toda la vida, era juzgada como incapaz de atraer hacia ella la mirada de un hombre. La mujer sin hijos era como un árbol seco, sin frutos. El término virgen tenía resonancias despreciativas: en los momentos más dramáticos de su historia, Jerusalén derrotada, humillada, destruida y sin esperanza, era llamada virgen Sion (cf. Jer 31,4; 14,13), porque en ella se había interrumpido la vida, era incapaz de generar.

 

María es virgen no solamente desde el punto de vista biológico, como la iglesia ha creído siempre, sino también en sentido bíblico: es pobre y es consciente de serlo, se encuentra en la condición de aquella que solo puede ser “llena de gracia” por Dios. En la anunciación no celebramos su integridad moral, de lo que ciertamente nadie duda, sino que contemplamos “las grandes cosas” que en ella ha realizado aquel que es “Potente” y “Santo es su nombre”.

 

Quien considera las maravillas llevadas a cabo por el Señor en “su sierva”, no puede permanecer en el abatimiento a causa de la propia indignidad, porque comprende que todos están destinados a llegar a ser, en las manos de Dios, obras maestras de su gracia.

 

Lucas es el evangelista de los pobres a quienes quiere infundir alegría y esperanza; es por esto  que, desde la primera página de su evangelio, pone de relieve la preferencia de Dios por los últimos, por los que nada cuentan, por todo lo que es despreciado por los hombres. Volviendo fecundo el seno desértico de la virgen Sion y de María, ha mostrado que no existe condición de muerte que el Señor no sepa recuperar para la vida. Incluso los corazones áridos como las arenas del desierto serán convertidos en frondosos jardines e, irrigados por el agua del Espíritu Santo, los jardines se transformarán en selvas (cf. Is 32,15).

 

A este punto estamos ya en grado de captar el mensaje central de este pasaje evangélico. 

 

Alégrate, llena de gracia (amada de Dios) el Señor está contigo (v. 28). Son las palabras que el mensajero celestial ha dirigido a María. No las ha improvisado a su llegada a Nazaret ni las ha aprendido en el cielo antes de partir. Este saludo era bien conocido por María puesto que había sido ya dirigido por los profetas a la virgen Sion. El primero en formularlo fue Sofonías. Indignado por la corrupción existente, había pronunciado oráculos terribles de condena contra los pueblos extranjeros y contra la ciudad santa que se había vuelto “rebelde, manchada y opresora” (Sof 3,1). La sorpresa vino después: un día, cambia de tono y de las amenazas de castigo pasa a un lenguaje dulce, a palabras de consolación: “¡Grita, ciudad de Sion; lanza vítores, Israel; festéjalo exultante, Jerusalén capital!…no temas” (Sof 3,14-18; Zac 9,9).

 

¿Por qué este cambio repentino? ¿Se había convertido quizás la ciudad? En realidad, solo un pequeño resto, un pueblo humilde y pobre se había dirigido al Señor y había comenzado a confiar en él; la mayoría continuaba alejada de Dios. Si se hubiera limitado a considerar el propio pecado, Sión habría tenido todas las razones para desanimarse totalmente y esperar solo la ruina. Sofonías, sin embargo, la invita a alzar los ojos y contemplar el amor de su Dios. Esta es la razón de la alegría: “El Señor está contigo, Salvador potente”. 

 

Poniendo en la boca del ángel la invitación a alegrarse, Lucas identifica a María con la virgen Sión que se alegra porque en ella está presente el Señor.

 

Si recorremos la Biblia notaremos que cuando el Señor se dirige a alguien, lo llama por el nombre. En nuestro relato, el nombre de María es substituido por un epíteto: amada de Dios (llena de gracias). Si Dios le cambia el nombre quiere decir que la destina para una misión particular. Abram se convirtió en Abrahán porque sería padre de una multitud de pueblos (cf. Gn 17,4-5) y Sarai fue llamada Sara, princesa, porque estaba destinada a ser madre de reyes (cf. Gn 17,15-16).

 

¿Cuál era, pues, la misión confiada a la “Amada de Dios”? La de proclamar al mundo lo que Dios hace en los pobres que confían en su amor. 

 

Después del saludo, el ángel anuncia a María el nacimiento de un hijo al quien el Señor le dará el trono de David, su padre, para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reino no tenga fin(vv. 32-33). 

 

Tampoco estas palabras han sido inventadas por Lucas; se encuentran, casi idénticas en boca de Natán (cf. 2 Sam 7,12-17). Poniéndolas en los labios del ángel, el evangelista declara que en el hijo de María, se ha cumplido la profecía hecha a David: Jesús es el esperado mesías destinado a reinar eternamente. 

 

Aparece de nuevo en las palabras del mensajero celeste el tema de los pequeños convertidos en grandes por la misericordia de Dios. David era un pastor, el más pequeño de sus hermanos; Dios lo tomó de los pastos donde custodiaba las ovejas e hizo de él un rey glorioso. Ahora el Señor vuelve a actuar desde una situación de pobreza: la familia de David ha caído en decadencia, el reino ha sido destruido, pero el “Potente” interviene, toma un retoño, un hijo de David, y a él le entrega el reino que no tendrá fin. 

 

Es una invitación a no dejarse seducir por otros mesías, a no esperar otros salvadores porque ninguno, jamás, podrá substituir a Jesús. Muchos vendrán después de él y se presentaran diciendo: “soy yo el Cristo” (Mt 24,5); “harán milagros y prodigios, hasta el punto de engañar, si fuera posible, también a los elegidos” (Mt 24,24). Tendrán su momento de éxito pero, asegura el evangelista, solo a Jesús le ha sido prometido un reino eterno. 

 

A la objeción de María, el ángel responde: “La fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra” (v. 35). En el Antiguo Testamento la sombra y la nube son signos de la presencia de Dios. Durante el Éxodo, Dios precedía a su pueblo en una columna de humo (cf. Ex 13,21), una nube cubría la tienda donde Moisés entraba para encontrarse con Dios (cf. Ex 40,34-35), y cuando el Señor descendía sobre el Sinaí para hablar con Moisés, el monte se cubría con una densa nube (cf. Ex 19,16).

 

Afirmando que sobre María se ha posado la sombra del Altísimo, Lucas declara que en ella se ha hecho presente el mismo Dios. Estamos frente a una profesión de fe de este evangelista en la divinidad del hijo de María.

 

Las últimas palabras del ángel son: nada es imposible para Dios(v. 37), las mismas que Dios dirigió a Abrahán cuando le anunció el nacimiento de Isaac (cf. Gn 18,14). Es una afirmación frecuentemente usada y que viene dirigida, con ternura, especialmente a aquellos que se sienten demasiado pobres, demasiado indignos, que han perdido ya esperanza de recuperación y de salvación. “Nada es imposible para Dios”.

 

Yo soy la esclava del Señor, que se cumpla en mí según tu palabra(v. 38). Es la respuesta de María a la llamada de Dios. 

 

Muchos pintores han expresado en sus lienzos la sorpresa y, a veces, casi el desconcierto en el rostro de la Virgen; pero la sorpresa viene seguida por la aceptación de la voluntad del Señor.

 

Que se cumpla, sin embargo, no significa aceptación resignada. El verbo griego genoito es un optativo y exprime el deseo gozoso de María, el ansia de ver pronto realizado en ella el proyecto del Señor.

 

A donde llega Dios, allí siempre llega también la alegría. El relato, iniciado con “Alégrate”, se concluye con el grito de gozo de la Virgen. 

 

Ninguno había entendido el proyecto de Dios, no lo habían entendido David, Natán, Salomón, los reyes de Israel. Todos habían antepuesto sus propios sueños y solo esperaban de Dios la ayuda para realizarlos. María no se comporta como ellos, no antepone a Dios ningún proyecto suyo, le pide solamente cuál es el rol que quiere confiarle y, gozosa, acoge su iniciativa.  

 

Categorías: Ciclo C | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: