Archivo del Autor: macaubulletin

 
 

3er Domingo de Cuaresma – 24 de marzo de 2019 – Año C

Las misteriosas razones del corazón

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini

con el comentario para el evangelio de hoy:

 

Introducción

 

“No se puede seguir así, todos se aprovechan, todos engañan, los abusos son sistemáticos, insoportables y, para colmo, no se ve ninguna perspectiva nueva”. Estamos a acostumbrados a oír lamentos como ésta. 

 

Quejarse es fácil, más difícil es proponer soluciones.

 

Lamentarse de las violaciones del derecho, escribir comunicados oficiales, proclamar la propia indignación puede también aportar algún beneficio pero, la mayoría de las veces, las denuncias, especialmente cuando se reducen a gestos formales y a declaraciones diplomáticas, se convierten en letra muerta. 

 

Frente a la injusticia muchos se dejan llevar del frenesí de la venganza, llegando a cometer actos insensatos. El recurso a la violencia no ha dado nunca resultados positivos, por el contrario, ha provocado siempre problemas, a menudo irreparables.

 

Existe otra posible alternativa: el desinterés. Es la opción de quien se encierra en su pequeño mundo, evita comprometerse, aunque solo sea emocionalmente, con los dramas ajenos, a no ser que los acontecimientos políticos les afecten en su vida personal o familiar.

 

¿Qué hacer? La realidad, social, política y económica del mundo nos interpela, no podemos desinteresarnos, alejarnos de ella, observarla desde afuera como espectadores inertes. Pero ¿cómo intervenir?

 

Existe un modo correcto de hacerlo: lo sugiere hoy la palabra de Dios. 

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

Bueno y misericordioso es el Señor, Él libra de todas las culpas y cura todas las enfermedades”. 

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo C | Deja un comentario
 
 

Anunciación del Señor – 25 de marzo

Dios había dado muchas pruebas de amor, pero mantuvo en reserva las maravillas más inauditas.

 

 

Introducción

 

Este antiguo festival está conectado con el equinoccio de primavera. Se celebró en Palestina posiblemente desde el siglo IV y se introdujo en Occidente en el siglo VII.

 

Originalmente, no era una fiesta de la Virgen, sino del Señor. Fue instituido para conmemorar el anuncio de la venida del Hijo de Dios en el mundo.

 

Fue en la Edad Media, cuando la sobriedad del culto mariano que había caracterizado los primeros siglos dio paso a los énfasis devocionales, cuando la fiesta de hoy se convirtió en la de la Anunciación a María. Después del Concilio Vaticano II, recuperó su significado original y ha vuelto a ser la solemnidad de la Anunciación.

 

Estamos en primavera en el hemisferio norte, la vegetación se despierta y la vida se reanuda después de los rigores del invierno. Para el creyente, la aparición de nuevos brotes solo puede recordar, de manera espontánea e inmediata, la verdadera primavera, el día bendito en que, con la encarnación del Hijo de Dios, comenzó el nuevo mundo.

 

A lo largo de los siglos, los cristianos han utilizado este vínculo entre la primavera de la naturaleza y el de la fe para revivir en sus corazones el recuerdo del evento desde el cual comenzó su historia. Para ello, en la Edad Media muchas comunidades, y en Florencia hasta 1750, comenzaron el año el 25 de marzo. Desde el siglo V, la Anunciación fue uno de los temas más representados en la historia del arte hasta el Renacimiento. No había iglesia en la que no se mostraba. Luego, desde el siglo XVIII en adelante, la escena dulce y serena del encuentro del ángel con la Virgen casi desapareció de los temas pictóricos.

 

El surgimiento de una sociedad más secular, la diseminación de las ideas de la Ilustración llevó a mirar la historia del Evangelio con cierto desencanto. Las obras maestras de grandes artistas como Simone Martini y el Beato Angélico, que habían atraído a generaciones enteras al misterio sublime de la Encarnación del Hijo de Dios, continuaron fascinando y emocionando., sin embargo, ya no eran suficientes para alimentar la fe de aquellos que querían descubrir qué buenas noticias del Cielo estaban detrás de la aparente simplicidad de las páginas de Lucas.

 

Los estudios bíblicos nos permiten dar una respuesta a esta instancia espiritual. El ángel y la Virgen no se colocan en el centro del escenario, sino el Señor, ese Dios que a menudo nos sentimos distantes o ausentes y que hoy, con el anuncio de su venida al mundo, nos recuerda que no puede estar en el cielo y se feliz sin nosotros.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Dios no puede quedarse en el cielo sin nosotros”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo C | Deja un comentario

4º Domingo de Cuaresma – 31 de marzo de 2019 – Año C

¿Pecado? Un infierno del que el amor del padre nos libera

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini

con el comentario para el evangelio de hoy:

 

Introducción

 

Jesús reveló que Dios es amigo de publicanos y pecadores (cf. Lc 7,34; Mt 9,12-13). Pero ¿cuánto tiempo durará? ¿No llegará un día en que vaya a cambiar de actitud hacia ellos?

 

Alguien responde a esta pregunta: los pecadores tienen tiempo hasta el final de sus vidas para convertirse, y eso es todo. En el momento del ajuste de cuentas Dios deja de ser bueno y se convierte en un juez justo.

 

Este cambio de actitud de parte de Dios (si es que ocurre), nos puede dejar sorprendidos y desconcertados. Aquí en la tierra, Jesús acepta invitaciones de publicanos y pecadores, frecuenta sus hogares, toma parte en sus celebraciones, come con ellos y, a continuación, en el cielo, les niega un lugar en su banquete y los manda fuera. Un comportamiento difícil no sólo de aceptar sino también de entender.

 

Algunos otros opinan: Dios no los va a condenar, pero será el mismo pecador el que se castigue. Aparte del hecho de que el pecador ya ha sido castigado lo suficiente en la tierra haciendo el mal (Pr 8,36), ¿cómo se puede admitir que el encuentro con el Señor, en lugar de purificarlos y perdonarles, le hagan aún más grande la tristeza que el pecador eligió ¿Quién puede creer que llegará el momento en que Cristo se resigne a la pérdida de un amigo? ¿Quién puede pensar que, en algún momento, el mal triunfará (¡para siempre!) Sobre el amor omnipotente de Dios?

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“El Padre ha confiado a todos a Cristo, el Buen Pastor. Ellos nunca se perderán y nadie los arrebatará de su mano”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo C | Deja un comentario

5º Domingo de Cuaresma – 7 de abril de 2019 – Año C

Dios salva – Dios no condena

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini

con el comentario para el evangelio de hoy:

 

Introducción

 

La creencia en un juicio de Dios es prácticamente idéntica en todas las religiones, en cuanto que todas expresan el concepto de justicia común a todos los hombres. La famosa escena de la balanza con sus dos platos en perfecto equilibrio se reproduce en todos los sarcófagos del antiguo Egipto. En uno de ellos hay una pluma, símbolo de Maat, diosa de la sabiduría, en el otro, el corazón del fallecido llevado de la mano por el dios Anubis. La felicidad o la futura ruina del que viene sometido a juicio lo dirá el peso que inclinará la balanza a un lado o al otro.

 

El Corán da a Dios el maravilloso título de “el mejor de los que perdonan”, pero también en el Islam el día del juicio es el momento de la separación entre justos y malvados. Los primeros son introducidos en el paraíso, los otros conducidos al infierno. “Dios premia a los buenos y castiga a los malos, porque es la Justicia infinita”, decía también el antiguo catecismo de la doctrina cristiana.

 

¡Ardua tarea la de armonizar la justicia de Dios con su misericordia! Los rabinos del tiempo de Jesús argumentaban que la misericordia sólo interviene cuando, a la hora de la verdad, las buenas y las malas acciones están equilibradas.

 

Este enigma solo puede resolverse a la luz de la Palabra de Dios que hoy nos pide, ante todo, alejarnos de las creencias antiguas, aunque estén profundamente enraizadas en nosotros. En la primera lectura, el profeta recomienda: “No recuerden lo de antaño, no piensen en lo antiguo; miren que realizo algo nuevo. 

 

En el comportamiento de Jesús que nos presenta el Evangelio, aparece la nueva, la sorprendente, la “escandalosa” justicia de Dios. Él no condena a nadie, salva a todos.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Tú, Señor, no quieres la muerte del pecador, sino que se convierta y viva”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo C | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: