Ciclo A

Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo – 26 de noviembre de 2017 – Año A

Dios juez…para salvar

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini
con el comentario para el evangelio de hoy:
https://youtu.be/W2SGe8c92sI

 

Introducción

 

Apártense de mí, malditos vayan al fuego eterno preparado para el diablo” (Mt 25,41) estas son las palabras más terribles que encontramos en el evangelio y no son las únicas en boca de Jesús: “les digo que no sé de dónde son Uds. Apártense de mí, malhechores” (Lc 13,27). “El hijo del hombre enviará a sus ángeles que recogerán de su reino todos los escándalos y los malhechores; y los echará al horno de fuego. Allí será el llanto y el crujir de dientes.” (Mt 13,41-42) “Átenlo de pies y manos y échenlo fuera a las tinieblas” (Mt 22,13) “Vendrá el Señor de aquel sirviente, el día y la hora menos pensada y lo castigará dándole el destino de los hipócritas. Allí será el llanto y el crujir de dientes” (Mt 24,50-51).

 

Estas frases han quedado grabadas a fuego en nuestras mentes. Han inspirado a muchos artistas que han pintado escenas de terror, desesperación y tormento; han sugerido piezas líricas come el Dies irae, la más impresionante de las descripciones del juicio universal. Muchos músicos han plasmado en sonidos la angustia del momento crucial en que Cristo pronunciará la sentencia inapelable.

 

El juicio de Dios ha sido presentado y continúa, todavía hoy, a ser considerado por muchos como una dramática rendición de cuentas; así el encuentro con el Señor, lejos de ser deseado y esperado, representa para todos, también para los justos, una gran incógnita. Frente a Aquel que “aun en sus ángeles descubre falta” (Job 4,18) ¿Quién puede sentirse seguro? Muchos cristianos considerarían ya una gran suerte el que le cayeran solamente algunos años de purgatorio.

 

¿Es esta la justicia de Dios?

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Se alegre el cielo, exulte la tierra, porque el Señor juzga al mundo…con su justicia”.

 

Sigue leyendo

Anuncios
Categorías: Ciclo A | Deja un comentario

33º Domingo del Tiempo Ordinario – 19 de noviembre de 2017– Año A

Parece prudencia, pero es cobardía

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini
con el comentario para el evangelio de hoy:
https://youtu.be/p8jTvPNkSkw

 

Introducción

 

Jesús ha aconsejado ser “prudentes como serpientes” (Mt 10,16) y, sin embargo, su comportamiento y sus palabras parecen muy distantes de lo que comúnmente se entiende por prudencia: ha lanzado invectivas contra los escribas y fariseos (cf. Mt 23) e ironizado sobre su tendencia a endosar “largos vestidos” (cf. Mc 12,38), ha confrontado a los saduceos desmontando sus convicciones teológicas (cf. Mt 22,23-33), ha llamado “zorro” a Herodes (cf. Lc 13,32) y lanzado ráfagas de críticas contra los reyes que “visten ropas suntuosas” y “habitan en lujosos palacios” (cf. Mt 11,8). Violaba el sábado, frecuentaba gente de mala fama e impura, llamaba “serpientes y raza de víboras” a los guías espirituales del pueblo (cf. Mt 23,33) y aseguraba que los publicanos y las prostitutas les precederían en el reino de los cielos (c. Mt 21,31)… ¿Qué clase de prudencia es esta?

 

Existía una alternativa: no moverse de Nazaret y limitarse a trabajar con la sierra y el martillo, mantener la boca cerrada y solo abrirla para adular; ignorar las muchedumbres hambrientas, cansadas y a la deriva “como ovejas sin pastor” (cf. Mt 6,34); cerrar el corazón a la compasión frente al hombre con la mano rígida y resignarse al hecho de que, a veces, un hombre cuente menos que una oveja (cf. Mt 12,12); taparse los oídos para no escuchar el grito de los leprosos (cf. Lc 17,13) y dejar que la adúltera fuera lapidada (cf. Jn 8,5).

 

La prudencia de Dios no es la prudencia de los hombres, una excusa para el pasotismo, o indiferencia, la inercia, el desinterés. Es preferible correr el riesgo de equivocarse por amor que renunciar a luchar por los grandes valores; es mejor ver la semilla de la palabra rechazada por un terreno baldío –como le sucedió a Pablo en el Areópago de Atenas (cf. Hch 17,32-34)– que enterrarla, por miedo, envuelta en el silencio.

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Es puro gozo dejarse envolver, sin miedo, en los proyectos del Señor”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo A | Deja un comentario

32º Domingo del Tiempo Ordinario – 12 de noviembre de 2017 – Año A

Lo difícil no es creer sino

perseverar en la fe

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini
con el comentario para el evangelio de hoy:
https://youtu.be/i1rYGUrSTUQ

 

Introducción

 

Israel ha experimentado la fidelidad de su Dios y por eso ha acuñado la expresión hesed we ‘emet, utilizada frecuentemente en la Biblia y que se puede traducir por: fiel en el amor. Cuando el Señor estipula una alianza permanece fiel a lo pactado, aunque la otra parte traicione los compromisos adquiridos; cuando Dios hace una promesa, nunca falta a su palabra.

 

Pablo estaba profundamente convencido de ello: “Porque Dios es fiel y Él los llamó a la comunión con su Hijo” (1Cor 1,9); “Si le somos infieles, él se mantiene fiel, porque no puede negarse a sí mismo” (2 Tim 2,13) y recordando la infidelidad de Israel, exclama: “¿Qué pasa si algunos fueron infieles? ¿Anula su infidelidad la fidelidad de Dios? ¡De ningún modo!” (Rom 3,3-4).

 

¿Podrá alguna vez el hombre corresponder a este amor?

 

En la Biblia se habla de hasidim (los fieles; de hesed, fiel) y ya antes de Cristo, un grupo de personas pías y virtuosas –que se dieron así mismos este nombre– se propusieron encarnar al israelita ideal, observante de la ley, dispuesto hasta el martirio antes de traicionar la propia fe. Esta corriente espiritual se ha mantenido en el pueblo judío hasta hoy. He aquí un escrito de uno de estos hasidim dejado a la puerta de la cámara de gas y encontrado después de la guerra: “Dios de Israel, has hecho todo lo posible para que dejara de creer en ti. Si alguna vez has pensado poder hacerme desviar de mi camino, pues bien, yo te digo, Dios mío, Dios de mis padres, no lo lograrás. Me puedes golpear, me puedes quitar lo que considero más precioso en este mundo, atormentarme hasta la muerte, pero yo continuaré a creer siempre en ti. Te amaré siempre. Muero como he vivido, creyendo firmemente en ti”.

 

Cuando sopla el viento de la prueba: “la luz de los honrados es alegre, lámpara de los malvados se apaga” (Prov 13,9).

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“Haz, oh Señor, que pueda decir en el último día de mi vida, lo que dijo Pablo: “He terminado mi carrera, me he mantenido fiel”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo A | Deja un comentario

31º Domingo del Tiempo Ordinario – 5 de noviembre de 2017 – Año A

Devotos y religiosos, pero lejos de Dios

 

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini
con el comentario para el evangelio de hoy:
https://youtu.be/af10z7j0xmc

 

Introducción

 

En tiempos de Jesús había muchas sectas judías; algunas también se mencionan en los Evangelios: los saduceos, los herodianos, los fariseos, los esenios, los zelotes…. Todas ellos desaparecieron, excepto la de los fariseos que sobrevivieron a la destrucción del Templo en Jerusalén y la catástrofe del año 70 d.C. Sin los fariseos, Israel dejaría de existir.

 

Cuando oímos hablar de ellos, resuena inmediatamente en nuestros oídos las invectivas de Jesús: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!”. Pero ¿eran en realidad los miembros de esta secta un receptáculo del mal y la maldad? El pueblo los veneraba por su conocimiento de las Sagradas Escrituras y su austeridad ascética, eran considerados legítimos maestros, líderes iluminados y, sin su apoyo, no era posible ganar la simpatía y el consentimiento de la gente.

 

Fieles a Dios y respetuosos de todas las leyes morales, que observaban escrupulosamente y sin quejas, tendrían que haber sido el grupo religioso más cercano a Jesús, pero en vez se convirtieron en uno de sus opositores más feroces. ¿Por qué?

 

Algunos de ellos –quizás muchos– se convirtieron desde los primeros años de la iglesia (He 15,5), pero al entrar en la comunidad cristiana, trajeron con ellos la mentalidad legalista, el formalismo religioso, el rigor moral, la convicción de salvarse por sus buenas obras y, sobre todo, una imagen de juez severo y estricto de Dios, incompatible con el Dios predicado por Jesús.

 

Los fariseos no desaparecieron, los fariseos no van a desaparecer, porque un “fariseo” se oculta en cada discípulo y, cuando emerge, extiende su levadura de muerte, una levadura contra la que debemos estar en guardia (Mt 16,6).

 

Para interiorizar el mensaje, repetiremos:

“El fariseo es devoto, religioso, sin culpa, y sin embargo, paradójicamente, lejos de Dios”.

 

Sigue leyendo

Categorías: Ciclo A | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: